Tres presuntos miembros de la mafia italiana La Ndrangheta fueron detenidos en el barrio porteño de Palermo y en el partido bonaerense de Cañuelas y se los acusa de formar parte de una organización vinculada al narcotráfico que opera en todo el mundo y recaudaría unos 45 mil millones de euros al año.

La detención fue solicitada por la Fiscalía Anti Mafia de Calabria contra dos ciudadanos italianos y un argentino que residían en la Argentina y se concretó el pasado miércoles: ahora se inicia el proceso de extradición para que sean juzgados en Italia.

Los detenidos fueron identificados como Giovanni Di Prieto, alias Máximo Pertini; Fabio Ponpetti; y Ferdinango Sarago.

Los tres fueron capturados tras tareas de inteligencia llevadas a cabo por Interpol, Policía Federal y Gendarmería. La investigación abarca a otras 45 personas para quienes se dispuso  la captura internacional en diferentes partes del mundo: uno de los operativos fue realizado en las últimas horas en Albania.

Según detallaron fuentes oficiales, la causa judicial investiga "la existencia de una organización narcocriminal de gran escala vinculada con maniobras de contrabando y/o tráfico ilícito de sustancias estupefacientes -especialmente clorhidrato de cocaína- desde el territorio nacional hacia el continente europeo, posiblemente por vía marítima, la cual poseería vinculaciones con distintas organizaciones de similares características que funcionarían en los países de la República Federativa de Brasil y la República de Italia".

La mafia calabresa

La investigación se inició hace tres años y fue impulsada por la Operación Internacional Anti-Mafia, la Organización Internacional de Policía Criminal (O.I.P.C. – Interpol), en conjunto con el Comando Provincial de Reggio Calabria de la Guardia de Finanzas y del SCICO de Roma, con la coordinación de la Dirección Distrital Antimafia de la República 3 Italiana.

La misma se inició con el objetivo de proceder a la localización y posterior detención de integrantes de la asociación ilícita "La 'Ndrangheta" (mafia calabresa), tanto en territorio italiano como sus nexos en el continente sudamericano, para poder desarticular de esta manera sus ramificaciones, como en el año 2019, cuando se produjo el arresto de 45 personas pertenecientes al clan de Rosarno (Calabria).

Las fuentes agregaron que dicha estructura mafiosa se encuentra en plena expansión desde la década de 1990, adquiriendo un rol dominante sobre todo en el tráfico internacional de drogas, con una recaudación aproximada de 45 mil millones de euros al año, superando a reconocidos grupos como la "Cosa Nostra" siciliana.

Los tres detenidos, dos de 54 años y uno de 79, quedaron a disposición del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 2 de Lomas de Zamora, a cargo de Juan Pablo Auge, y del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 1, a cargo de la jueza María Romilda Servini, que comenzaron los trámites correspondientes para la extradición.