Trabajos de chapa, pintura, herrería y electricidad. Con esos oficios, internos de la unidad penal 5 de Mercedes transformaron un colectivo de traslado de detenidos de la Policía Bonaerense en una oficina móvil para ser utilizada por la Secretaría de Seguridad del municipio.

El trabajo se realizó en los talleres de la Unidad 5, dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), donde cinco internos recibieron un vehículo marca Mercedes Benz 918 en mal estado y con tareas de chapa, pintura, herrería y electricidad lo convirtieron en una oficina móvil de diez metros cuadrados.

El emprendimiento se impulsó desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia y contó con la colaboración del municipio, desde donde se le pagó la mano de obra a los internos que trabajaron durante un mes en la restauración del rodado oficial.

Todo el proceso fue supervisado por personal penitenciario, los suboficiales Guillermo Aran y Lucas Chavaño, luego de una gestión administrativa autorizada por la jefatura del SPB a través de la Subdirección General de Trabajo Penitenciario que depende de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento.

Los detenidos, en la primera etapa, desguazaron el colectivo al sacarle los asientos, para luego recortar uno de los lados para instalar un ventanal. También colocaron un piso de goma y en un habitáculo colocaron los sanitarios: un inodoro y una pileta para lavarse las manos.

Las obras en el colectivo continuaron con la reparación de chapas y  para culminar con tareas de pintura e iluminación. La oficina móvil  está destinada a los puntos de accesos al municipio en los que policías cumplen funciones de control en el marco de la pandemia por el Covid-19.

Los internos que participaron del trabajo adquirieron los oficios en cursos brindados en el penal  y a las autoridades de la Unidad 5 por “el gran aporte a la comunidad de Mercedes con este trabajo, que significa más seguridad para los barrios y un gran ahorro en este momento tan difícil”.