Un joven estudiante se convirtió en el primer aficionado en descubrir una nueva luna en la órbita del planeta Júpiter y se suma a las otras 79 conocidas hasta la actualidad.

Kai Ly se llama quien halló el nuevo cuerpo celeste e informó rápidamente al Minor Planet Mailing List del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de Estados Unidos para notificarlo. El nombre provisorio asignado es EJc0061.

El hallazgo se realizó el 30 de junio pasado, y formó parte de una investigación en la que se descubrieron otras cuatro nuevas lunas al rededor del quinto planeta más cercano al Sol.

Al analizar las imágenes tomadas por el telescopio Canadá-Francia-Hawai (CFHT) en 2003 por investigadores de la Universidad de Hawai, el joven estudiante notó la aparición del nuevo cuerpo tras días de estudio y análisis.

La nueva luna proviene del desprendimiento de Carmé, la más grande de Júpiter y con la que se totalizan un total de 80 cuerpos que orbitan alrededor del planeta más grande de nuestro sistema solar.

Ly narró que su descubrimiento se dio dentro de "un pasatiempo" que lo entretenía hasta su regreso a clases. En ese momento, se encargó de calificar y organizar las imágenes tomadas hace casi 20 años por el telescopio.

Los expertos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), al analizar lo informado por el aficionado, determinaron que EJc0061 forma parte del llamado grupo Carmé junto a otras 22 pequeñas lunas que orbitan en dirección opuesta a la rotación del planeta. La última vez que se descubrieron lunas en Júpiter había sido en 2018 por un grupo de astrónomos del Instituto Carnegie.

Esta no es la primera vez que Ly hace un hallazgo astronómico significativo. En diciembre de 2020, relocalizó cuatro de las cinco lunas jovianas "perdidas" utilizando imágenes de observatorios disponibles en línea.

Estas lunas son tan pequeñas que los telescopios pueden verlas solo en torno a un mes cada año, cuando Júpiter está más cerca de la Tierra, por lo que es fácil perderles el rastro a medida que sus órbitas iniciales se vuelen más inexactas.