Las fiestas clandestinas que no respetan ningún protocolo ya son algo común en la pandemia, pero esta vez el propio intendente de un municipio en Entre Ríos organizó un evento al que asistieron más de tres mil personas, sin barbijos ni distancia social.

El intendente Domingo Daniel Rossi convocó a un multitudinario festejo en el municipio de Santa Elena, en Entre Ríos, con la excusa de inaugurar una parte de la obra de la Costanera, ubicada sobre la orilla del río Paraná y a 141 kilómetros de la capital provincial.

Lejos de ocultarlo, la municipalidad informó la asistencia de tres mil personas a la fiesta y publicó en sus redes sociales videos de la gente bailando, amontonada. En ellos, se ve a muchas personas mayores, principal grupo de riesgo ante el coronavirus.

"A los que nacimos acá y vamos a morir acá esto nos llena de ilusión", dijo Rossi en un video difundido por la municipalidad de Santa Elena, donde explica cómo continuarán las obras en la Costanera, mientras de fondo se escucha la música de la fiesta que contó con la actuación de varios grupos.

Según describió el animador en los videos difundidos, a la fiesta llegaron desde distintos lugares de la provincia para sumarse a la música en vivo y el baile.

El medio Análisis Digital consignó que nadie de Prefectura Naval ni de la Policía de Entre Ríos intentó que no se lleven adelante los festejos, tal como tienen ordenado desde la Justicia Federal y el Ministerio de Gobierno de la provincia.

El intendente de Santa Elena cursa su quinto mandato en Santa Elena. También fue vicegobernador de la provincia, entre 1987/1991, como compañero de fórmula del gobernador Jorge Busti en su primera administración.

Qué dijo la policía de Santa Elena

"Nosotros garantizamos la seguridad en cada evento, pero esta noche en ningún momento se solicitó algún tipo de colaboración y por eso entiendo que ha tenido aval político municipal", se defendió el comisario Mayor José Luis Riquelme, subjefe de la Departamental La Paz, en diálogo con la radio Cadena 3.

Riquelme remarcó que la policía de Santa Elena "desde que se inició la pandemia" colabora "a nivel provincial y cada evento que se ha autorizado ha sido con autorización del personal policial", aunque no dijo nada con respecto a si intentaron detener el festejo mientras se desarrollaba este domingo.

"En este caso hablamos de una organización del Ejecutivo Municipal que en ningún momento solicitó personal policial y entendemos que el evento fue avalado", defendió.

Otra fiesta sin protocolo en Entre Ríos

No es la primera vez que hay una fiesta clandestina con personas mayores en Entre Ríos. Entre la noche del sábado 27 y la madrugada del domingo 28 de marzo, unas 500 personas participaron en un baile en el "Club de los Abuelos" de la localidad de Crespo, que trascendió luego de que una enfermera, Lorena Ferrari, cuente que tuvo que acudir al lugar para atender a una persona que presentó problemas respiratorios.

La fiesta del “Club de los Abuelos” tampoco fue un evento clandestino: tenía la autorización del municipio, gobernado por Darío Schneider. Se desconoce si se impulsó algún protocolo para poder realizar la fiesta. La gran mayoría de las personas que asistieron eran adultos mayores, y no respetaron el distanciamiento social ni uso del barbijo.