Más de 150 empresas familiares y cooperativas se dieron cita hoy en la feria gastronómica "Masticar 2019" para vender quesos de Tandil, aceites "no tradicionales" de Córdoba y yerba mate de Misiones, entre muchos otros productos orgánicos provenientes de todas las provincias.

La Feria Masticar inauguró hoy su décima edición en el predio "El Dorrego", del barrio porteño de Colegiales, y entre las novedades de este año se destaca un mercado "que permite trazar el mapa de sabores de todo el territorio nacional", aseguraron los organizadores.

Entre los invitados al evento se destaca Mauro Colagreco, el chef platense que obtuvo este año el primer puesto del ranking "The World's 50 Best" por su Mirazur Mirazur de la costa mediterránea de Francia.

Al recorrer el "mapa de sabores" de la feria, el visitante encuentra, por ejemplo, el puesto de la familia Antonutti, que en 1993 montó en Tandil el "primer tambo orgánico de la Argentina".

"Vivíamos en Capital, mi mamá iba a Luján casi todos los días a comprar cinco litros de leche y con eso hacía medio kilo de queso. Fue un hobby hasta que mis padres decidieron cambiar de vida y nos mudamos a Tandil", contó a Télam Aldo Antonutti, quien maneja el negocio familiar desde 2017.

Así como en la década del 90 los padres de Aldo buscaron cambiar su estilo de vida, él tuvo otro objetivo al tomar el control de la empresa hace dos años: "Hacerla crecer y llegar a Buenos Aires".

Igual que el queso de los Antonutti, la yerba Titrayju también llegó a la Feria Masticar de Buenos Aires, pero desde la ciudad de Oberá, Misiones, y aunque el nombre parece un vocablo guaraní, es un acrónimo que contiene tres palabras: Tierra, Trabajo y Justicia.

"La tierra es esencial para el pequeño productor, con el trabajo se producen los alimentos y justicia porque es lo que necesita el productor para tener tierra y trabajo", contó a Télam Juan Carlos Domínguez, encargado de ventas de la cooperativa Río Paraná en Buenos Aires.

La cooperativa Río Paraná reúne a más de 100 familias de varias localidades misioneras, entre ellas, las que producen la yerba Titrayju en tierras cercanas a Oberá.

La familia Montaño, en cambio, llegó a la Feria Masticar desde Santa Catalina, Córdoba, para presentar el "primer aceite de semilla de zapallo" hecho en Argentina.

Los integrantes de la familia Montaño son tres: el matrimonio compuesto por Silvia y Domingo y su hija Dolores, y aunque son oriundos de la localidad bonaerense de Canning, partido de Ezeiza, desde 2009 producen aceites "no tradicionales" en Córdoba.

"No hacemos aceites de girasol, ni de maíz, ni de oliva. Hacemos aceite de sésamo, nuez, almendra, pistacho y maní sin ningún proceso químico", contó a Télam Silvia, quien es ingeniera agrónoma.

Silvia, Domingo y Dolores atendían hoy el puesto de "Aceites del desierto", nombre que pusieron a su negocio porque las semillas que utilizan "son todas de zonas áridas, y no pamperas".

En los más de 150 puestos del mercado, los visitantes pueden degustar productos de manera gratuita antes de comprar y, además, consultar a los productores sobre sus métodos de elaboración, que en la mayoría de los casos son artesanales.

Entre los otros productos disponibles en el mercado hay naranjas sanguinas, tomate de árbol y palta torres de Tucumán; pimientos de Salta; moringa de Misiones; ajos de Mendoza; alcauciles de La Plata y quesos de las provincias de San Juan, Salta, Jujuy, Córdoba, Tucumán y Buenos Aires.

La décima edición de la Feria Masticar, que comenzó hoy y termina el domingo próximo -18 de agosto- también ofrece actividades como clases de cocina, cata de vinos y conciertos, además de disponer de un patio cervecero.