El próximo fin de semana se abre la oportunidad de volver a meterse en casa ajena, pero con permiso. Entre el 28 y el 29 de octubre se realizará la quinta edición de Open House, el festival de arquitectura y urbanismo de puertas abiertas y entrada gratuita de la ciudad de Buenos Aires, que contempla visitas a más de cien edificios emblemáticos y llamativos, entre los que destacan el Palacio Barolo, el Zanjón de Granados y la Casa Mínima, el ex Banco de Londres, la Torre Espacial de Interama y decenas de casas particulares. La iniciativa nacida en Londres hace 25 años y replicada en las más importantes ciudades del mundo cumple cinco ediciones en Buenos Aires y busca acercar al público general los diversos criterios arquitectónicos con los que se fueron desarrollando y ampliando las ciudades, desde principios de siglo a la actualidad, un contrapunto entre edificios centenarios con construcciones modernas y contemporáneas.

“La fundadora de esta iniciativa, Victoria Thornton, decía que las cuestiones urbanas y arquitectónicas de una ciudad siempre se resolvían entre políticos y arquitectos, y Open House es una manera de acercar la arquitectura a la gente, de abrir el patrimonio y las viviendas contemporáneas y comparar”, le dijo a Télam Ricardo Pomphile, uno de los fundadores de Open House Buenos Aires.

“¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro?”, es uno de los lemas con los que la organización se promociona desde su pá- gina web, donde se encuentra el listado completo de espacios participantes en este festival de arquitectura que invita al público a conocer edificios destacados por su importancia arquitectónica y cultural, así como también esas joyitas ocultas de cada ciudad;. Este encuentro que se realiza anualmente ofrece la posibilidad de conocer de una manera diferente espacios emblemáticos de Buenos Aires, como teatros, bancos, palacios, casas privadas y departamentos. Algunos espacios requieren para ingresar inscripción previa (www.openhousebsas.org) y muchos ya tienen espacios agotados.