Costumbre entrañable en torno a una mesa, espacio de encuentro y reunión, diálogo inter gerenacional y bautismo del mundo adulto. Durante décadas, el copetín porteño, esa versión vernácula de tradiciones peninsulares, constituyó una institución capaz de identificar, copa de aperitivo y ronda de platitos mediante, la predisposición a compartir un momento especial del día.

Organizada por la Cámara de Cafés y Bares de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés, la Semana del Copetín Porteño, que se celebra a partir del domingo por segunda vez en la ciudad, es una acción que celebra y aggiorna esa tradición e invita al público a visitar durante una semana establecimientos del rubro para probar el clásico copetín, compuesto por un aperitivo e ingredientes para picar a precio especial.

“Existe un auge y revival del copetín, que es una manera de recuperar una tradición miy argentina, en sintonía con gendencias que se imponen en Europa -apunta el Brand Ambassador de Grupo Cepas y también bartender Gustavo Vocke (32)- Esto viene a revalorizar la presencia tanto de los spritz, los tragos clásicos o con base vínica y hasta el más sencillo vermouth con soda”, señala.

La propuesta estará dsiponible en establecimientos adheridos de la Ciudad de Buenos Aires desde el domingo 29 de octubre hasta el domingo 5 de noviembre, de 19 a 21 (lá clásica “hora del vermouth”) en Bares Notables, Modernos y Clásicos. Cada tipo de bar ofrecerá una propuesta diferente de Copetín Porteño y habrá casi un centenar de barras adheridas. Cada propuesta incluye un aperitivo, quesos, aceitunas y snacks.

Se ofrecerán un total de 4.500 copetines a un precio especial de 100 pesos.

Además, cada día se ofrecerán actividades en las que el público podrá participar de manera gratuita. La Semana del Copetín Porte- ño cuenta con la participación de Gancia (aperitivos), Tregar (quesos), Nucete (aceitunas) y Snacks.

Durante la avant premiere celebrada en el icónico bar La Academia, los especialistas, entre ellos, el propio Vocke, tuvieron oportunidad de aggiornar la combinación de sabores que sacralizaron la costumbre en tiempos de las decisivas corrientes inmigratorias europeas, y evaluar otras tantas.

Pariente cercano de la picada, el copetín más clásico incorpora unos pocos ingredientes que tienen la función de morigerar los efectos del alcohol, a la par que abrir el apetito para la comida propiamente dicha.

“Muchos recuerdos familiares participan de esa ceremonia previa a la cena”, acota Vocke.

Pero los tiempos han cambiado y lo que era territorio eminentemente masculino, hoy suma al otro sexo.

“Las mujeres lo incorporaron a su manera de vincularse entre ellas, con diferencias y características propias, pero con la misma vocación por compartir el momento”, corrobora.

(Más información, recetas y cartelera completa de eventos: Twitter: @semanadecopetin Instagram: semanadelcopetinporteno Facebook: facebook.com/ semanadelcopetinporteno) .