Un nuevo fenómeno astronómico impactará en la Tierra. El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (SWPC) alertó por el impacto este jueves 2 de septiembre de una tormenta geomagnética, también conocida como tormenta solar, grado G2, contra el planeta.

En este sentido, las redes de internet podrían verse afectadas dependiendo de la magnitud del evento en un escenario propio del guión de una película distópica. 

¿Qué es una tormenta geomagnética?

Las tormentas geomagnéticas o tormentas solares se producen por fuertes erupciones en el Sol que emiten altos niveles de partículas solares que impactan contra la magnetósfera terrestre generando perturbaciones que, dependiendo de su nivel e intensidad, pueden durar horas o varios días.

Según la alerta del SWPC, el 28 de agosto se observaron erupciones solares que generaron este fenómeno cuyos efectos impactarán el jueves 2 de septiembre en la Tierra

Estas son una especie de explosiones en la superficie del Sol causadas por cambios repentinos en su campo magnético, que conducen a altos niveles de radiación en forma de plasma, un tipo de gas compuesto por hidrógeno y helio cargados eléctricamente.

Las tormentas están relaciondas con los ciclos solares que duran 11 años

Dado el grado (G2) no se esperan impactos fuertes. En el caso de que fuera grado G4 o G5 se producirían graves daños en la red satelital del planeta, apagones eléctricos y de las comunicaciones.

Según reconocieron los expertos de las agencias espaciales, la más grave se produjo en 1859 y originó problemas electromagnéticos a escala global, auroras boreales y otras dificultades eléctricas.

La frecuencia con que se producen está relacionada "con los periodos de la actividad solar, de unos 11 años de duración y que se conocen como ciclos solares", detallaron. El Sol emite constantemente partículas conocidad como "viento solar". 

Estas partículas no penetran en la atmósfera de la Tierra al ser desviadas por la magnetosfera terrestre. No obstante, la actividad solar varía por estos ciclos solares, que se cuantifican "en función del número de manchas solares que presenta en cada momento".

¿Qué pasa con internet?

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de California evaluó de qué forma el clima espacial puede afectar la infraestructura de Internet.

Según el informe, los cables de fibra óptica que forman la columna vertebral de Internet no se verían afectados por las fluctuaciones electromagnéticas causadas por intensas tormentas solares.

Sin embargo, el problema está en que estas tormentas tienen el potencial de eliminar los amplificadores de señal que se encuentran a lo largo de los cables submarinos, los cuales permiten mantener las conexiones a grandes distancias.

De ocurrir, esto podría generar que varias zonas queden aisladas del Internet por algunas semanas, incluso meses.

De este modo, el estudio también señala que las tormentas solares podrían provocar apagones generalizados al sobrecargar las redes eléctricas.

No obstante, el grado G2 de esta tormenta en particular no es lo suficientemente fuerte como para provocar una catastrofe, según advirtieron los expertos, y aclararon que lo preocupante sería un fenómeno G5.