A partir de septiembre, los extranjeros que cuenten con propiedades en Uruguay, podrán ingresar al país presentando la libreta de vacunación de covid-19 en la que se demuestre que recibieron las dos dosis, independientemente de la vacuna que se trate. 

Uruguya abre las fronteras 

Por su parte, el contador Ricardo Domínguez, titular de Rica Consultores, especialistas en trámites de residencia fiscal y legal de extranjeros en Uruguay dijo que "el Poder Ejecutivo publicó el viernes 26/08/21 el Decreto 279/021, mediante el cual se establece una excepción adicional al cierre parcial de fronteras actualmente vigente, habilitando el ingreso al país de los extranjeros que sean propietarios de inmuebles y titulares de participaciones sociales o acciones de personas jurídicas y los beneficiarios finales de bienes inmuebles ubicados en el país, que acrediten estar inmunizados contra el virus COVID, podrán ingresar a partir del 01 de setiembre de 2021 acompañados de sus familiares”. 

En este marco, Dominguez suguiere  que dada la incertidumbre que genera la evolución de la pandemia, “sería un momento más que propicio para que todos los propietarios que ingresen realicen los trámites de su Residencia Legal Permanente Mercosur en el país y de esa forma evitar verse afectados por medidas que limiten nuevamente el ingreso de extranjeros”.

“El decreto, explica Domínguez,  incluye entre los habilitados a ingresar al cónyuge o concubino del propietario y familiares del primer y segundo grado de consanguinidad. Es decir los propietarios, titulares de acciones, beneficiarios finales de inmuebles en Uruguay con sus familiares", agregó. 

Aclara que la familia a efectos del ingreso por este mecanismo quedo definida de la siguiente forma respecto al propietario, accionista, socio o beneficiario finales de inmuebles en Uruguay: a) con el primer grado de consanguinidad: los hijos, los padres b) con el segundo grado de consanguinidad: abuelos, hermanos y nietos.

Covid: vacaciones 2022 

Existen un par de cuestiones qeu continúan en gris y que deberán ir aclarándose en los próximos días. En la  normativa faltó incluir el parentesco por afinidad, ellos son al que vincula a un cónyuge con los parientes consanguíneos del otro, por ejemplo, con su suegro, nuera y cuñados.

Frente a esta situación,  Ricardo Domínguez opinó que "también debemos analizar la situación de propiedad de una persona que adquirió el inmueble en comunidad de bienes, pero titulado a nombre un solo cónyuge, qué sucede con los parientes de aquel que no tiene el bien a su nombre. Si bien el texto no lo recoge en forma expresa deberían considerarse incluidos también”, anticipándose a las cuestiones que surgirán inmediatamente para muchos argentinos en esa situación. 

“Por ejemplo, sería muy injusto que en un matrimonio, uno de ellos pudiera traer a sus padres o hermanos y el otro no. Algo similar podría ocurrir en una pareja de concubinos. Hay que estudiar muy al detalle todos los conceptos, caso concreto y así saber el derecho de ingreso de cada familiar y como acreditarlo. Lo importante a resaltar es que la presente norma es más amplia que la reunificación familiar, que solo permitía ingresar a los hijos menores, cónyuges, concubino/a y padres”- explica el especialista.