Quemaduras, intoxicaciones, lesiones en los ojos, golpes y accidentes de tránsito o por inmersión pueden ocurrir en el período de verano. Es fundamental saber qué hacer para evitar complicar aún más la situación que se presenta.

Es importante saber qué hacer ante los accidentes, pero aún más importante es saber que no hacer. Así lo indica un informe de la Asociación Argentina de Cirugía, que contó con el asesoramiento del Dr. José Antonio Avila.

En caso de heridas leves, desde la institución recomiendan lavar, desinfectar y cubrir la herida. En heridas de mayor importancia, primero tratar de frenar la hemorragia (compresión manual de herida y elevar el miembro afectado), si la persona no está entrenada, evitar el uso de torniquetes.

"En caso de fracturas: inmovilizar la zona. Si no se está entrenado, no tratar de reducir la fractura. Si la fractura es expuesta, cubrir e inmovilizar. En todos los casos comunicar inmediatamente al servicio de emergencias", destacan los profesionales.

Con la llegada del verano aumentan los casos de quemaduras. Las más superficiales, tipo A o de primer grado son las más frecuentes. Se manifiestan por el dolor y enrojecimiento en la zona afectada. Son las típicas quemaduras por exponerse al sol o por contacto con líquidos calientes. En el caso de ocurrir, se recomienda aplicar agua fría para detener el avance de la quemadura. En casos de quemaduras más profundas, acudir a un centro asistencial. No es recomendable realizar prácticas tales como romper las ampollas o aplicar ungüentos no específicos (ej. pasta dental)

Con respecto a las intoxicaciones de tipo alimenticia (las que suelen cursar con diarrea, malestar estomacal y náuseas) el reposo alimentario y la buena hidratación suelen ser suficientes. Si los síntomas no remiten o los vómitos son muy frecuentes, es necesario acudir a la consulta médica, Si la intoxicación fuese por productos químicos ingeridos (cáusticos, detergentes, etcétera) es fundamental no provocar el vómito y solicitar con urgencia la asistencia médica.

Ante la presencia de cuerpos extraños en los ojos (arena, tierra, polvo) usualmente el lagrimeo y el parpadeo solucionan la molestia. Como medida accesoria se puede lavar con agua corriente. Es importante tener en cuenta que jamás hay que frotarse los ojos. Si la molestia persiste, acudir a la consulta oftalmológica.

Ante picaduras de arañas, escorpiones o mordedura de ofidios, lavar la zona y acudir de inmediato a la sala de urgencias. De ser posible, capturar el espécimen o tomar una foto con buen detalle del mismo para su identificación.

En cuanto a los accidentes por inmersión en piletas o el mar, una vez realizado el rescate y mientras se aguarda la llegada de personal capacitado, colocar a la víctima de costado o boca abajo. Si se detecta parada cardiorrespiratoria y se está familiarizado con la técnica se puede comenzar con la Reanimación Cardio Pulmonar (RCP).

"La mejor herramienta es la prevención y en la medida de lo posible conocer algunas técnicas de asistencia básica", concluye el informe.