La vacuna de Pfizer - BioNTech logró este miércoles la aprobación de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) del Reino Unido y se convirtió en la primera a nivel mundial en avanzar hacia la etapa de comercialización. En Argentina el Hospital Militar es el punto en donde se realizan las pruebas en voluntarios y el Gobierno ya tiene prevista la fecha de arribo del primer cargamento. 

"Si todo sale bien se podrá aplicar la vacuna Sputnik V a unas 10 millones de personas a partir de finales de diciembre y además podrían llegar al país también en diciembre otras 750 mil vacunas de la empresa Pfizer", anticipó el presidente Alberto Fernández el 6 de noviembre durante la conferencia de prensa en la que formalizó el ingreso del Área Metropilitana de Buenos Aires ( AMBA) al Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Dispo). 

 

La vacuna de las empresas de origen nortemericano y alemán arrojó un 95% de efectividad en los ensayos clínicos y en Argentina Pfizer - BioNTech se encuentran desarrollando desde julio la tercera fase de su investigación con más de 4.500 voluntarios en el Hospital Militar de la Ciudad de Buenos Aires bajo la coordinación del  doctor Fernando Polack de la Fundación Infant.

“Muchas veces, si tenés el privilegio científico de participar en la evaluación de una vacuna, se contribuye a posicionar potencialmente mejor a tu país en la fila de espera de la distribución. De otro modo hay que aguardar que en caso de que la vacuna sea eficaz la fabricación escale y esperar detrás de países con más fuerza comercial o estratégica”, detalló el médico argentino.


El Presidente recibió en Olivos al gerente general del laboratorio farmacéutico Pfizer y al director científico de la Fundación INFANT

Cómo funciona la vacuna de Pfizer - BioNTech

El primer estudio del fármaco de Pfizer - BioNTech incluyó a 45 adultos de entre 18 y 55 años. Se probaron distintas dosis que lograron producir anticuerpos superiores a los de pacientes que se habían recuperado de Covid 19, según precisó la jefa de investigación y desarrollo de vacunas, Kathrin Jansen.

El compuesto emplea tecnología ARN mensajero, es decir que "las vacunas de ARN se inyectan en el organismo y entran en las células donde brindan instrucciones para producir un determinado antígeno, en este caso, una fracción de la proteína S”, explicó el director del Laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (Conicet) y docente de la UBA, Gabriel Rabinovich.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi junto al gerente general del laboratorio farmacéutico Pfizer, Fernando Polack en el Hospital Militar Central

"La proteína “S” (bautizada Spike) es la encargada de habilitar el ingreso del virus a las células. En un paso posterior, las células dendríticas toman la proteína y provocan las respuestas tanto de los linfocitos T como de los anticuerpos que son utilizados, en definitiva, para protegernos del virus que causa la enfermedad”, amplió Rabinovich.