Argentina fue elegida para realizar el Estudio MOSAICO, un proyecto que busca encontrar la eficacia para una vacuna preventiva del Virus de Inmunodeficiencia Humana ( VIH).

Dicho antídoto, busca evitar que personas VIH negativas adquieran el virus, pero no es una cura, ya que esta no se desarrolla para personas que ya viven con él lo eliminen de sus cuerpos.

Uno de los voluntarios que ya recibió la vacuna preventiva del VIH contó transita el estudio que comenzó en 2020 y finalizará en 2023.

Se trata de Humberto Costa, quién contó que ya se encuentra realizando pruebas en el Hospital Ramos Mejía, pero que también hay otros "dispositivos" en instituciones privadas.

"Lo que me movió es haber acompañado durante un montón de tiempo a amigos muy queridos que viven con VIH", confesó Costa.

Cómo funciona la vacuna contra el VIH/ SIDA

Dicha vacuna que se estudia en Argentina, se basa en la combinación de varias proteínas del virus VIH que se agregan genéticamente a un vector viral (el adenovirus 26), inofensivo para las personas, pero efectivo para generar inmunidad específica contra el diferentes subtipos de VIH.

Las vacunas MOSAICO se han diseñado de forma específica para generar respuestas inmunes contra la mayoría de cepas del VIH-1 que circulan a nivel mundial y conseguir que sea eficaz a nivel global.

Tras superar los estudios in vitro y con animales, los primeros ensayos en personas (fases 1 y 2) demostraron que la vacuna MOSAICO es segura y que la respuesta inmune que genera contra el VIH se mantiene durante al menos 2 años, informó la Fundación Huesped.

Dicho estudio se encuentra actualmente en fase lll. En Argentina comenzó en 2020 con la primera vacunación a voluntarios y finalizará en 2023 cuando esten los resultados tras haber recibido las cuatro dosis.

Costas detalló: "Yo voy por la segunda (dosis de inoculación) y son cuatro, en el transcurso de un año", según  informó el sitio cba24n de Córdoba.