La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) advirtió sobre un nuevo posible efecto adverso de la vacuna AstraZeneca: el síndrome de fuga capilar sistémica (CLS) que se sumaría a los extraños casos de trombosis detectados en algunas personas que recibieron el antídoto contra el coronavirus (Covid-19).

¿Qué es el síndrome de fuga capilar?

Es una afección grave y muy poco frecuente, que provoca la fuga de líquido de los pequeños vasos sanguíneos llamados capilares, generando una hinchazón, principalmente en los brazos y las piernas, así como presión arterial baja, espesamiento de la sangre y niveles bajos de albúmina, una importante proteína de la sangre, según informó el sitio Rtve de España.

"La probabilidad de que se produzca es muy baja, pero aun así debe conocer los síntomas para poder recibir un tratamiento médico rápido que le ayude a recuperarse y evitar complicaciones", señaló la EMA.

Por tal motivo, la agencia pidió a las personas vacunadas con AstraZeneca que acudan a su médico si experimentan una rápida hinchazón de brazos y piernas o un repentino aumento de peso en los días posteriores a la vacunación. A estos síntomas, se les suele sumar una sensación de desmayo, debida a la baja presión sanguínea.

La mayoría de los casos se produjeron en mujeres y en los cuatro días siguientes a la vacunación. Tres de los afectados tenían antecedentes de la enfermedad rara y uno de ellos falleció posteriormente, según detalló la autoridad sanitaria europea en su nota informativa.

En la Unión Europea más de 78 millones de dosis de AstraZeneca fueron inoculadas, cuyo laboratorio emitió un comunicado en el que señaló la extrema rareza de los casos de CLS: menos de 1 de cada 10 millones de personas vacunadas.

El laboratorio desarrollador de la vacuna dijo: “Estamos trabajando activamente, en colaboración con las autoridades reguladoras, en medidas de minimización de riesgos que incluyen información para los vacunados, información para impulsar el diagnóstico e intervención tempranos y el tratamiento adecuado”.