El departamento se convirtió en nuestro pequeño mundo en estos meses; los edificios, todo un universo de situaciones por resolver en cuarentena. Desde morosidad en el pago de expensas, al uso de espacios comunes y la comunicación entre vecinos con distanciamiento. En ese contexto, la digitalización de los consorcios se aceleró por la pandemia. Los pagos se hacen de manera remota, los comunicados llegan al whatsapp y las reuniones de consorcio se mudaron a la web con votaciones online.

"Un mes nuestro hoy es el triple de lo que era un mes el año pasado en demanda. Es un sector que venía un poco atrasado. Desde 2018 empezaron las consultas porque la gente empezó a demandar modernización. Hoy, en este contexto, no podés tirar un papel por abajo de la puerta ni realizar reuniones de consorcio. Los administradores empezaron rápidamente a tener que adaptarse", indica a Bae Negocios Albano Laiuppa, Director de ConsorcioAbierto, empresa de tecnología que brinda una plataforma con soluciones para el rubro. Y destaca: "Una administración no digitalizada es como un banco sin homebanking. Al consorcio que estaba digitalizado lo agarró mejor parado lo pandemia".

Las herramientas que ofrecen ese tipo de sistemas permitieron en estos meses afrontar situaciones como la comunicación de protocolos, canalizar y gestionar reclamos e implementar medidas de prevención, por ejemplo cancelando las reservas en los amenities. También se agiliza la toma de decisiones: Laiuppa puntualiza que aumentaron 60% las votaciones online. Según explica, sus sistemas permiten derivar el usuario a un familiar si se trata de una persona mayor que así lo prefiera.

Marcos Pueyrredón, Presidente del eCommerce Institute, coincide en el salto de los consorcios a lo digital en este tiempo. "Definitivamente, hemos vivido en estas cuarentenas extendidas la digitalización de lo cotidianlo en los últimos casi tres meses, una aceleración que hubiera llevado más de tres años. Permite resolver en muchos casos temas complejos en forma sencilla", señala.

El Instituto lanzó la iniciativa regional "Vecino solidario" que ofrece herramientas para los consorcios en este sentido. Incluye desde un Playbook General con los modos de colaboracion y hábitos aconsejables a los cuidados a seguir al entrar a tu casa, guía práctica para la entrega segura de productos comprados online, etc. "Sirvio mucho para compartir buenas practicas, ideas de como "digitalizar" en forma solidaria y colaborativa muchas actividades cotidianas como hacer las compras de supermercado o ir a la farmacia o hacer algunos trámites para personas que son poblacion de riesgo", puntualiza.

Expensas en crisis

Entre los gestos solidarios memorables y las actitudes olvidables de escraches que se vieron en estos últimos meses, un factor preocupa en los consorcios: el retraso en el pago de expensas por las dificultades financieras que se atraviesan en muchos hogares. Laiuppa estima que la morosidad está en el orden del 40% y con tendencia a crecer. La digitalización permite hacer avisos automáticos de vencimientos y notificaciones de deuda. "Los administradores están muy encima porque es un riesgo latente". Paralelamente, se permite una evaluación más detallada de gastos, tanto de parte del administrador como del vecino, con posibilidad de comparar respecto a meses anteriores. "Todo el mundo tiene más información y eso es sano", agrega.

Iniciativa para apoyar a los comercios del barrio

Esta semana se celebra el Día del Vecino Participativo de la ciudad de la Ciudad de Buenos Aires . Ante los desafíos que impone el Covid-19 para bares, restaurantes y comercios, los anfitriones en Airbnb presentan una nueva versión de su mapa de recomendaciones para contribuir a difundir las propuestas de delivery y take away de locales que usualmente recomiendan a los viajeros. La comparten redes sociales con el hashtag #GuíaVecinadeAirbnb