La Ciudad de Buenos Aires retomará las clases la próxima semana tras las vacaciones de invierno, pero lo hará con un nuevo protocolo que eliminará la división interna del curso en burbujas y establecerá la obligatoriedad de la presencialidad.

De esta forma, la nueva burbuja pasará a estar conformada por el curso entero, lo que permitirá que los colegios puedan volver a tener jornada extendida o completa en los casos que corresponda. 

El nuevo esquema, que abarcará tanto a colegios públicos como privados, fue anunciado hace unos diez días por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien explicó que permitirá que los alumnos sumen hasta diez horas más de clase por semana. También hizo hincapié en la importancia de la sociabilidad que se da en la presencialidad.

Finalmente, el protocolo fue oficializado en detalle este viernes.

Los primeros en volver serán los estudiantes de los últimos dos años de secundario, el miércoles 4 de agosto (ya que lunes y martes solo concurren quienes deban dar exámenes de materias previas). Luego, los demás años y niveles escolares irán adoptando la nueva modalidad en las semanas siguientes, ya luego de haber retomado la escolaridad tras el receso invernal.

El protocolo de la Ciudad fue criticado por el Ministerio de Educación de la Nación. Su titular, Nicolás Trotta, quien lo calificó de "incomprensible" y "riesgoso".

También fue rechazado por el gremio docente Ademys, el cual anunció un paro de 24 horas para el próximo lunes 2 de agosto. La UTE, en tanto, protestará realizando comités en las escuelas durante la semana.

¿Cuáles son los principales puntos del nuevo protocolo?

La burbuja será cada curso entero

"La burbuja pasa a ser el aula completa de cada sala/grado/año/curso, lo que permite que haya más horas de clase y que todos los chicos y chicas se vuelvan a encontrar con todos sus compañeros", explicó el gobierno porteño. 

Entre los diferentes grupos burbujas se deberá respetar la medida de distanciamiento social de al menos 1,5 metros

Espacios fijos en el aula para cada alumno

Para el desarrollo de las clases presenciales a cada estudiante se le asignará en el aula un lugar fijo que deberá respetar y que no podrá ser modificado.

Se deberá seguir cumpliendo con las medidas sanitarias de higiene, ventilación, distanciamiento y uso obligatorio del barbijo.

Asistencia obligatoria

La presencialidad será obligatoria.  

Solamente estarán exceptuados aquellos estudiantes que sean de riesgo o convivan con personas de riesgo, los cuales van a poder seguir aprendiendo a la distancia.

Si bien formalmente la presencialidad ya era obligatoria en CABA este año, las autoridades escolares no estaban pasando las faltas ante el miedo de algunas familias por la pandemia. A partir de ahora las inasistencias comenzarán a contabilizarse.

Comedores habilitados

El servicio de comedor se organizará por turnos y, al igual que en el aula, cada estudiante será asignado con un lugar fijo en la mesa que no se podrá modificar. 

Las mesas de 6 personas tendrán un aforo del 50%. Los 3 estudiantes deberán sentarse intercalados, dejando un espacio entre ellos.

Los estudiantes y docentes solo se podrán retirar el tapaboca al momento de la comida y deberán colocárselo inmediatamente al terminar. El personal de servicio que lleve adelante la atención del comedor tiene la obligación de usar tapabocas junto con una máscara facial.

Aislamiento de la burbuja ante un caso positivo

  • Docentes: si un docente da positivo de COVID-19, deberá aislarse durante 10 días corridos hasta su alta epidemiológica. El caso se confirma por test. A su vez, deberán aislarse todas las burbujas en las que haya dado clases hasta 48 h antes de confirmarse su caso (por contacto estrecho). Al séptimo día, los integrantes de la burbuja podrán realizarse el test para confirmar o descartar un caso de COVID-19 y volver a la escuela con el resultado negativo. De lo contrario, quienes no se realicen el testeo, deberán finalizar los 10 días establecidos de aislamiento.
  • Estudiantes: si un estudiante da positivo de COVID-19, deberá aislarse durante 10 días corridos hasta su alta epidemiológica. A su vez, la burbuja a la cual pertenece y los docentes que hayan dado clases hasta 48 h antes de confirmarse dicho caso deberán aislarse (por contacto estrecho). Al séptimo día, los integrantes de la burbuja podrán realizarse el test para confirmar o descartar un caso de COVID-19 y volver a la escuela con el resultado negativo. De lo contrario, quienes no se realicen el testeo, deberán finalizar los 10 días establecidos de aislamiento.

El resultado del test negativo a los 7 días deberá ser presentado de manera obligatoria en la escuela para poder reincorporarse al establecimiento antes de los 10 días.

Cuándo entra en vigencia el nuevo protocolo

Las vacaciones de invierno terminan este viernes 30 de julio, por lo que la semana próxima todos los niveles volverán a tener clases. Sin embargo, cada nivel implementará el nuevo protocolo en distintas fechas, que van del 4 al 23 de agosto:

  • 4 de agosto: vuelven a la rutina habitual los alumnos y alumnas de 4.° y 5.° año de secundaria y los/as de 5.°y 6.° año de secundaria técnica.
  • 9 de agosto: vuelven los de 1.°, 2.° y 3.° de secundaria y 1.°, 2.°, 3.° y 4.° de las secundarias técnicas.
  • 17 de agosto: una vez completa la secundaria, van a volver a la rutina habitual los/as estudiantes del Nivel Primario, Educación Especial y los estudiantes del Nivel Superior no Universitario, de las escuelas para adultos y de los centros de formación profesional.
  • 23 de agosto: vuelven los chicos del Nivel Inicial.     

Hasta que llegue el día en el que les toque retomar la rutina habitual, todos los/as estudiantes van a seguir cursando de manera presencial con la misma modalidad que tenían antes de las vacaciones.

Segunda dosis para docentes en agosto

El gobierno porteño informó también que la totalidad del personal educativo que manifestó voluntad de vacunarse pudo hacerlo y que durante el mes de agosto la mayoría de los docentes de la Ciudad van a acceder a su segunda dosis.