En las primeras horas de la mañana, la línea C del subterráneo que une las terminales de constitución y Retiro reanudó su servicio habitual luego de dos semanas de estar interrumpida por obras. En el lugar modernizaron el sistema de señales y refaccionaron por dentro la estación. 

Subterráneos de Buenos Aires S.E. (Sbase) informó que el sistema, hasta entonces era mecánico, se cambió por uno magnético de última generación. Esto permitirá brindar "un servicio más regular" y "beneficiará a los casi 190 mil pasajeros que en promedio la utilizan a diario".

Otros de los avances en las instalaciones fue la inserción del sistema Próximo Tren, con el que ya cuentan las líneas A, B, D y E; que indica el tiempo restante para la llegada de la siguiente formación al andén. 

En estas dos semanas de paralización del servicio también se comenzó "la puesta en valor de la estación Retiro, que incluye la colocación de un ascensor para conectar la vía pública con el andén, el cambio de pisos y cielorrasos, pintura, iluminación LED, y mejora de los frentes de locales comerciales y boletería".