Aunque no lo parece, las páginas web son fuente de una gran cantidad de dióxido de carbono (CO2), gas altamente contaminante. Los gigantes del internet como Google, YouTube, Amazon y Twitter figuran en lo más alto de la lista emitiendo miles de toneladas anualmente. 

El estudio realizado por el portal WebSiteToolTester analizó las páginas de inicio de los principales sitios web del mundo para determinar la cantidad de gas que producen debido a la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de internet.

Mientras más elementos tiene un sitio web, más "pesado" se vuelve y requiere mayor cantidad de electricidad para enviar información al servidor y recibir respuesta del mismo. Otro de los generadores de gran consumo energético es la navegación de una pestaña a otra, ya que "se le pide más información al servidor", según señaló el estudio.

Los sitios más contaminantes

Con 702 mil toneladas de CO2 generadas al año, YouTube es el sitio web más contaminante del mundo. Para tomar dimensión de lo que esta cantidad representa, ese el consumo energético necesario para 772 mil vuelos entre Londres y Nueva York.

Un volumen bastante menor tiene el segundo de la lista, Google, el cual emana 267 mil toneladas de material contaminante por año. El podio se completa con el programa Zoom, el cual tomó protagonismo durante la pandemia, y produce 114 mil toneladas de CO2 al año. 

Sorprendentemente, Instagram es una de las aplicaciones más limpias en este sentido: sólo produce 0,01 gramos de carbono cada vez que un usuario entra a su cuenta. La contraparte de esto es Twitter, ubicada en el puesto 5 del ranking general, por detrás de Amazon, y emite 0,84 gramos de este material por cada visita, generando 58 mil toneladas al año.

Optimización para reducir la contaminación

El estudio realizado por Josep García señaló que "reduciendo el peso de las imágenes y optimizándolas" se logrará reducir considerablemente la cantidad de energía necesaria por cada página. 

Otra medida recomendada es "simplificar el código de las páginas web". "Para crear un sitio lo más próximo posible a la neutralidad energética es necesario asegurarse de que su contenido se cargue rápidamente y que la experiencia de los usuarios sea optimizada, puesto que cuanto más sencillo sea para ellos encontrar lo que buscan, menos páginas necesitarán cargar", detalló.

En este sentido, existen iniciativas como las de The Green Software Foundation, impulsada por empresas como Microsoft y Fundación Linux, la cual está orientada a desarrollar códigos más eficientes, que puedan dar el mismo servicio pero siendo más ligeros y fáciles de tratar para los dispositivos y servidores.