Los resultados de las PASO del 11 de agosto han vuelto a abrir un debate que se reaviva luego de cada elección: ¿cómo puede haber tanta diferencia entre las encuestas previas y el resultado de las elecciones? Pues bien, lo primero que debemos decir es que hay encuestas bien hechas y encuestas mal hechas. Y esto no es necesariamente un tema de honestidad, es un tema de metodología. No hay forma de descubrir la deshonestidad en la publicación de resultados, pero lo que sí podemos hacer es aprender a distinguir cuándo una encuesta ha sido realizada seriamente y cuándo no.

Las redes sociales nos inundan de informes completos, resultados parciales y gráficos muy bonitos que damos por válidos porque nos lo envió un amigo o un pariente en el que confiamos o porque vemos el nombre de la consultora y consideramos que es lo suficientemente conocida. Alto. Es hora de dejar de confiar tanto.

Aquí presentamos 10 consejos útiles para distinguir cuándo estamos en presencia de una encuesta en la que podemos confiar y cuándo estamos ante sarasa electoral:

1. Si los resultados no traen una ficha técnica que describe qué metodología se utilizó, cómo se diseñó la muestra y cuántos casos se realizaron, ni la mire. Es probable que sea una encuesta falsa. Aunque sea de una empresa conocida.

2. Si la encuesta es telefónica, no pierda tiempo, deséchela. Según la Encuesta Nacional de Estructura Social (2014-15) el 59% de los hogares tiene teléfono fijo, cifra que viene cayendo año a año. Esto significa que más del 40% de los hogares no tiene teléfono por lo que una persona que vive en esos hogares jamás podría haber sido seleccionada para la muestra. El sesgo es enorme. No sirve. Y si dice que se hizo solo a celulares, desconfíe, ya que la ley prohíbe hacer encuestas a celulares. Y si dice que fue mixta, peor, es un mamarracho.

3. Si la encuesta se hizo con sistema IVR (InteractiveVoice Responseàla máquina que nos habla), es peor que la telefónica tradicional. Al sesgo mencionado hay que sumarle el rechazo a responder este tipo de encuestas que ronda el 90%. Lo que significa que están tomando como representativo del 100% a ese 10% que contestó. Una locura.

4. Si la encuesta se hizo con un panel online, por email, Facebook, Twitter, WhatsApp, Telegram o cualquiera de estas plataformas web o aplicaciones, no pierda un minuto en leerla. La penetración de internet es aún más baja que la telefónica, o sea, hay mucha más gente que no podría participar en la encuesta. Y aunque nos parezca que "todo el mundo" tiene acceso a internet o a estas aplicaciones, no es así.

5. ¿Y si la encuesta es cara a cara en vivienda? Bueno, ahora sí empezamos a hablar seriamente. Aunque hay que hacer una aclaración importante: si la ficha técnica dice que fue "presencial" esto puede querer decir que se hizo en la calle, en una esquina cualquiera y no en una vivienda seleccionada. Y esto parece sutil, pero es una diferencia fundamental. Si se hizo en la calle no sirve, si fue en una vivienda seleccionada, sí.

6. ¿Por qué en vivienda sí? Para que los resultados de una encuesta puedan ser proyectados a un universo determinado (votantes) todas las unidades que forman parte de ese universo deben tener la misma probabilidad (conocida) de ser seleccionadas para la muestra. En criollo: si una persona no tiene teléfono, no tiene la misma probabilidad de ser seleccionada que una que sí tiene. Si no tiene internet, tampoco tiene la misma probabilidad de ser elegida que una que sí tiene. Pero todos (o casi todos) vivimos en alguna vivienda. Entonces con un mapa físico o virtual se pueden seleccionar al azar manzanas y viviendas y así todas (o casi todas) las personas tendrían la misma probabilidad de ser seleccionadas para la muestra. Entonces decimos Sí a las encuestas cara a cara en vivienda. Ahora, ¿es suficiente que sean en vivienda para considerarlas serias? No, no es tan fácil.

7. Aquí ya se juegan temas más técnicos y que vamos a pasar sobrevolando rápidamente. Otra vez, aunque sea en vivienda si no tiene la ficha técnica, a la basura. Si tiene, fíjese si dice que se realizó con "cuotas por sexo", "cuotas por edad", etc. Bueno, esas no están tan bien por eso de la probabilidad que mencionábamos antes. Sin embargo, las podemos mirar de reojo.

8. Observe la cantidad de casos que se realizaron. No es cierto que haya que hacer un millón de casos a nivel nacional para que la encuesta "salga bien" (que sea representativa), pero tampoco alcanza con 300 o 400 casos. Mil puede ser una buena cantidad, 1.500 sería mejor y 2.000 mucho mejor. El tema acá es el del error muestral: con 300 casos hay un error de +/- 5,6% y con 2.000, de +/- 2,2%. Y si estamos buscando precisión, como es el caso de encuestas electorales, esto sí importa.

9. Todas las encuestas con un diseño muestral aleatorio tienen un error calculable y eso debe entenderse como parte del ejercicio estadístico. Pretender que no existe es engañar. Conocer el error muestral de una encuesta (que debería aparecer en la ficha técnica) es muy importante porque nos dice cuánto para arriba y cuánto para abajo podría variar el dato de intención de voto.

10. Nunca, pero nunca debe leerse la intención de voto tal como aparece en la encuesta. El estadístico que calcula esto es el "intervalo de confianza" y es algo así como tomar el dato de intención de voto, sumarle y restarle el error (aunque el cálculo es más complejo). Así nos queda un límite superior y uno inferior entre los que el dato de intención de voto podría fluctuar. Sí, todos los valores de una encuesta están sujetos a una fluctuación debida al error muestral. El dato "real" estará entre esos valores. Presentar un dato como el único posible es como apostar un pleno en la ruleta. Lo más probable es perder.

* Especialista en comunicación política
Director de W4 Research

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos