Muchos de los medios periodísticos (por no decir todos), después de descubrir que en la página web oficial de la UE se habían subido el mismo viernes los documentos de información central del Acuerdo alcanzado en Bruselas (en inglés y en francés) que pusimos a disposición en español en la madrugada del sábado, mantienen su apresuramiento para señalar desde ese resumen periodístico algunas afirmaciones de interpretación errónea. Por ejemplo en lo referido a las Proveedores Estatales cuando se señala que "Por primera vez, los países del Mercosur abrirán sus mercados de contratación pública." Se debe contextualizar la idea que esa información únicamente obedece a la política de este Acuerdo en el que un sistema de derecho comunitario (el Europeo) se enlaza con una protosistema de aspiraciones de un futuro similar (el Mercosur). Hay miles de casos individuales.

La enorme cantidad de Tratados de Protección Recíproca de Inversiones (TPRI) firmados en el menemismo (claro que mano a mano, de Estado a Estado) ya habían sido el vehículo que permitió la igualdad de trato entre proveedores de esos países y los nacionales. El caso emblemático, con Fallo Judicial de Cámara, protegiendo el derecho de una empresa española a competir en paridad con proveedores nacionales que se escudaban en una norma de Compre Nacional, fue el de recolección de residuos en Avellaneda. Los TPRI fueron duramente criticados, en especial por su prórroga de jurisdicción y de solución de controversias (competencia del CIADI o de otros órganos en el exterior) por el hoy Ministro de la Corte como Procurador General del Tesoro en el arranque de la presidencia de Nestor Kirchner. La inflexible posición de Rosatti lo eyectó de ese cargo. Esa idea de no renovar los TPRI con las cláusulas de jurisdicción en el extranjero fue casualmente "olvidada" por CFK en su gesta nacionalista de YPF. Otros 3000 millones más en contra. Ni buenos ni malos.

Los TPRI fueron muy criticados por su prórroga de jurisdicción

Esa escueta síntesis del espacio del Acuerdo que se ocupará de las Contrataciones Públicas deja en claro que su irrupción en la agenda legislativa cuestión obligará a los Congresos de Paraguay , Brasil y Uruguay al tratamiento previo del "PROTOCOLO DE CONTRATACIONES PUBLICAS DEL MERCOSUR (PCPM)" que la Argentina ya internalizó mediante la Ley 26443. Difícilmente se pueda lograr el tratamiento del Acuerdo UE Mercosur en los socios vecinos, si no se aprueba antes ese protocolo que espera desde 2006 su convalidación legislativa, y contiene una estructura similar a la resumida en este breviario oficial de la UE, pero para aplicar a las Contrataciones Públicas de los estados mercosureños con proveedores merosureños. No le quedará demasiado espacio para resistir - al menos a este segmento del Acuerdo- a los bloques que aprobaron en un tratamiento express la Ley 26443 y menos a los parlamentos de nuestros socios regionales para obviar la aprobación previa del PCPM. Todos ahora influenciados por la contundente declaración de Evo Morales en favor del Acuerdo con la UE en su condición de próximo integrante del Mercosur.

Cuando se "recuperaba" YPF pagábamos el 12% de tasa internacional , Evo Morales el 3.5%. Ahora Bolivia sigue siendo privilegiado por la orquesta financiera internacional. El Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia no dudó en apoyar el Acuerdo en pleno desarrollo del procedimiento de incorporación de su país al Mercosur. Coherencia en políticas públicas es seguridad juridical.

En esta página hemos sostenido hasta el cansancio que la única vía de defensa ante el imparable fenómeno de la globalización es el fortalecimiento del esquema regional y el respeto a los compromisos internacionales.

El Acuerdo no es un lecho de rosas. Pero es el camino.

Unidos o Dominados.