Aunque con diversos orígenes y derivaciones, la ola de protestas que sacudieron a América Latina durante el año 2019 dejaron marcas y cambios en el mapa político latinoamericano que condicionan los doce próximos meses, en los cuales, además, las previsiones de crecimiento económico no son muy auspiciosas.

Tanto el Fondo Monetario Internacional ( FMI) como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) rebajaron sus estimaciones para Latinoamérica sobre el cierre del año. La Cepal pronosticó un 1,4%, mientras que el FMI un 1,8 por ciento. Mientras que de acuerdo con consultados por la publicación The Economist, será de un 1,2 por ciento.

Es así que este comienzo del año 2020 encuentra a la región en un contexto de estancamiento económico, con el retorno de la inestabilidad política y varios cambios de signo político en los gobiernos de la región.

Bolivia busca su destino

 

La incertidumbre es la única constante para el país del altiplano, para el que la Cepal augura un crecimiento del 3.5% del PIB. Tras la polémica por el recuento de votos durante las elecciones del 20 de octubre, que aseguraban la continuidad de Evo Morales en el poder, la oposición denunció un fraude electoral. Manifestantes de uno y otro bando inundaron las calles bolivianas, lo que desembocó en el golpe de Estado que obligó el 10 de noviembre a Morales a renunciar, tras lo cual se exilió primero a México y luego a la Argentina. Hubo numerosos muertos y heridos durante esos aciagos días de transición en suelo boliviano.

Con la opositora Jeanine Áñez como mandataria autoproclamada, la administración de facto llamó a celebrar nuevas elecciones presidenciales en 2020. Aunque todavía no hay una fecha definida, el propio Morales ya descartó ser candidato por el Movimiento Al Socialismo (MAS) para evitar más derramamiento de sangre por parte de las fuerzas policiales y el Ejército contra sus simpatizantes.

El mencionado como probable candidato del MAS es Andrónico Rodríguez, un joven dirigente cocalero y licenciado en ciencias políticas que se muestra dispuesto a hacer la autocrítica necesaria dentro de la izquierda boliviana. "Primero es importante trabajar para generar condiciones de unidad y es esencial empezar a tomar en cuenta a la gente comprometida, que hizo las cosas por convicción durante el golpe de Estado y olvidar a aquellos dirigentes que renunciaron cuando Evo se tuvo que ir a México", dijo el joven, señalado como el heredero político de Morales. Rodríguez agregó que si bien "mucha gente me ve como posible candidato", nada está definido "porque todavía se están acordando reuniones departamentales".

Un Brasil deforestado

 

Brasil debe sobreponerse al primer año de gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, marcado sobre todo por los arrasadores incendios en la selva amazónica.

Si el presidente continúa con su política de deforestación de la Amazonía a través de privatizaciones y entregando grandes extensiones de selva para ser utilizada por ejemplo en minería, podría extenderse el boicot a productos brasileños (soja, cuero, carne) que ya aplicaron empresas estadounidenses y suecas, así también como el Nordea Asset Management, un importante fondo de inversiones nórdico. Asimismo, se rumorea que la Unión Europea ( UE) podría denunciar y romper el acuerdo comercial alcanzado con el Mercosur debido al desastre medioambiental.

En 2020, Brasil tendrá elecciones municipales con un Luiz Inácio Lula da Silva fuera de la cárcel y trabajando por la unidad de la izquierda. La oposición de centro e izquierda, entonces, podría reorganizarse en contra de Bolsonaro y generar un cambio político en los niveles intermedios de gobierno.

Por si esto fuera poco, casi el 40% de brasileños considera el Gobierno de Jair Bolsonaro «malo o pésimo", según una encuesta divulgada por el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) y encargada por la Confederación Nacional de la Industria (CNI).

Cambio de aire en Argentina

La llegada de Alberto Fernández al poder significó la vuelta del peronismo al gobierno. Si bien se vive un contexto de crisis luego de los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, Fernández logró que el Parlamento aprobara una Ley de Emergencia Económica que le otorga poderes plenos en materia fiscal, financiera, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social.

Según la Cepal, se espera una caída estimada del 1.3% del PBI para el año que comienza. Es por eso que, a través de la mencionada ley, Fernández busca ganar credibilidad en el exterior. Igualmente, todo depende de cómo se desarrollen las reuniones con el FMI y otros acreedores externos, puesto que Argentina está en recesión y una virtual suspensión de pagos.

Con una inflación del 55% y cerca del default, el ciudadano medio argentino deberá ver cómo enfrenta lo que a todas luces parecería ser un 2020 muy complicado.

El México de López Obrador

 

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gobierna el país azteca desde diciembre de 2018. Se ha presentado como un líder fuerte y competente, pero que no inspira confianza en los mercados internacionales.

Si bien la Cepal augura un crecimiento del 1.3%, México está en un proceso de lento declive económico que podría -a la larga- pasarle factura a AMLO, que apostará todo hacia julio de 2021, cuando las elecciones legislativas determinen si tendrá la fuerza política necesaria para reformar la Constitución.

El mandatario mexicano apuesta a que los cambios que impulsó sean irreversibles en caso de que el Poder Legislativo quede en manos conservadoras. AMLO busca fortalecer la confianza de los inversores y desmontar los esquemas que favorecen a la corrupción, uno de los peores males de México.

Chile busca reponerse

 

El malestar social que se puso de manifiesto el 18 de octubre último, en rechazo al aumento del pasaje del Metro de Santiago, mantiene actividades callejeras, cabildos locales, y sigue con las presiones sobre el gobierno de Sebastián Piñera para que lleve adelante un plan de reformas y salde la deuda histórica con la sociedad chilena en diferentes áreas: pensiones, salud y modernización del Estado en un país en el que las desigualdades han estado marcadas desde siempre. Poco ayudará el 1% de crecimiento que augura la Cepal.

Para intentar frenar las manifestaciones, Piñera anunció varias medidas, que hasta el momento no han dado demasiados frutos. Muchas de sus propuestas, antes de ser aplicadas, deben pasar por el Parlamento, lo que dificulta su rápida puesta en marcha; en tanto que otras iniciativas no cumplen con las demandas de los chilenos.

El rol de EE.UU

 

La superpotencia del Norte tendrá en sus manos la definición de los rumbos que tomará América Latina en el 2020, con el telón de fondo de las elecciones presidenciales que marcarán la continuidad o no de Donald Trump en la Casa Blanca.

El proceso de impeachment iniciado en la Cámara de Representantes (de mayoría demócrata) no parece tener mucho futuro, puesto que debe pasar obligatoriamente por el Senado, dominado por la mayoría republicana, y que no está dispuesto a eyectar al mandatario de su puesto por las supuestas presiones a Ucrania para investigar al hijo de un posible candidato presidencial opositor (el senador demócrata Joe Biden).

En cualquier escenario, el camino que tome la campaña electoral y los resultados afectarán de forma decisiva a la economía de América Latina.

Según la mayoría de los expertos, a Estados Unidos le espera un año de bajo desempleo y crecimiento económico, aunque con la presencia constante de China en el horizonte. Así, el actual mandatario estadounidense parece tener todo servido para aspirar a la reelección en 2020.