A medida que la carrera presidencial de Brasil cobra fuerza, también aumentan las tensiones en el equipo económico "soñado" del país. El ministro de Hacienda de Brasil, Henrique Meirelles, que actualmente está tanteando terreno para una posible candidatura presidencial, está cada vez más irritado con la secretaria del Tesoro, Ana Paula Vescovi, según cuatro personas con conocimiento del tema. Si bien algunas de las decisiones de Vescovi pueden haber sido técnicamente correctas, Meirelles ha dicho a sus asesores que no siempre han demostrado ser políticamente astutas.

Ampliamente respetada por los mercados financieros por su sólido desempeño de cara a un escenario fiscal deplorable, la posible partida de Vescovi podría ser desestabilizadora, especialmente si Meirelles también deja el cargo para postularse a la presidencia. Las disputas entre dos de los principales ejes del equipo económico se han sumado a la creciente sensación de que el gobierno del presidente Michel Temer está a la deriva, a medida que los ministros se preparan para la salida de cara a las elecciones de octubre y que comienzan a desvanecerse las esperanzas de aprobar nuevas reformas.

Ana Paula Vescovi es respetada en los mercados por su sólido desempeño

El Ministerio de Hacienda negó la supuesta disputa. "No hay malentendidos entre el ministro y la secretaria del Tesoro. No ha habido tales diferencias", dijo la oficina de prensa de la institución en un comunicado enviado por correo electrónico.

Dentro del Tesoro, Vescovi ha abogado por una disciplina rigurosa para evitar el tipo de prácticas contables poco estrictas que finalmente condujeron a la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff. Meirelles, si bien está de acuerdo en lo general, quiere una mayor coordinación entre las dos instituciones, dijeron las fuentes.

El ministro de Hacienda no estuvo contento al descubrir que, a su regreso del Foro Económico Mundial en Davos, el banco Caixa Econômica Federal -respaldado por el estado- había suspendido los préstamos no garantizados a estados y municipios, una decisión que podría afectar negativamente las delicadas negociaciones en el Congreso sobre la propuesta de reforma de pensiones del gobierno. Vescovi preside la junta administrativa del banco.

La secretaria del Tesoro también contradijo públicamente al ministro sobre la ayuda financiera federal a un estado del noreste del país en bancarrota. Esto llevó a Meirelles a prohibirle que hablara a la prensa salvo en sus conferencias mensuales sobre los resultados fiscales del Tesoro, según dos personas. El comentario que hizo Vescovi a los medios durante una de estas conferencias en cuanto a que un déficit menor de lo esperado "no era nada para celebrar" también le cayó muy mal a Meirelles.

Dos personas cercanas a Vescovi dicen que ella ha considerado renunciar para presentarse como candidata, pero se ha resistido a la idea por las dudas sobre si tiene suficiente experiencia política. "La secretaria aclara que ella es una funcionaria pública y no está considerando una carrera política", dijo el ministerio de Hacienda en el comunicado enviado por correo electrónico.

La disputa se produce en momentos en que la recuperación de la economía más grande de América Latina todavía enfrenta importantes obstáculos, mientras que la reciente decisión de Standard & Poors de rebajar la calificación crediticia de Brasil asestó un golpe a la credibilidad de Meirelles.