Separada de Frank Sinatra, Ava Gardner vive en España donde disfruta una Dolce Vita madrileña reservada para una elite. Las fiestas interminables no ponen nada contentos a sus vecinos: Juan Domingo Perón y María Estela Martínez. Mientras arriba hay música, abajo se ensayan discursos para la vuelta a la presidencia.

Con el enorme potencial de esta convivencia de alta fricción llega "Arde Madrid", serie española original de Movistar. Toreros, whisky de contrabando, noches de flamenco y excesos se contraponen a la oscura austeridad de la vida en dictadura franquista.

La tira, que tuvo ayer su estreno simultáneo en España y Latinoamérica, fue creada por Paco León y Anna R. Costa y es la primera rodada integramente en blanco y negro. Está protagonizada por Inma Cuesta, el propio Paco León, Debi Mazar (actriz americana que da vida a Ava Gardner), Anna Castillo, Julián Villagrán y, en los papeles de Perón e Isabel los actores argentinos Osmar Núñez y Fabiana García, quien, en diálogo con BAE Negocios, contó detalles de esta nueva propuesta.

"Es vanguardia absoluta. Es una serie muy moderna a pesar de que transcurre en los años 60: por cómo está escrita la historia, cómo están concebidos los personajes y el humor que tiene. Además, Ava Gardner era una mina que en esa época era muy moderna, era un tsunami, una disfrutadora de la vida, muy desprejuiciada. Ver una mujer en los 60, moviéndose en una España franquista con una sirvienta de la falange española como contrapunto es genial", explica la actriz.

Se podrán ver dos episodios de Arde España por semana por Movistar Series

Ana Mari, solterona, franquista e instructora de la Sección Femenina, es protagonista de la historia. Por orden de Franco, recibe el encargo de ir a trabajar de criada a casa de Ava Gardner con la intención de espiarla. Para ello tiene que fingir estar casada con Manolo, un buscavidas que se convertirá en el chofer de la actriz americana. A esto se suma la rispidez con los famosos de abajo.

García hace referencia a los contrastes de la serie. "A través del personaje de Ava se puede ver este Madrid elitista, la clase alta, lo social, el star system, y con los criados se ve la otra España pobre, con menos educación. Todo eso conviviendo es una explosión. Los textos de la criadas con Ava, las charlas de mujer a mujer y cómo les revoluciona las cabezas es muy fuerte", señala.

Para el enorme desafío de construir su personaje de Isabel, trabajó mucho con la fotografía, porque no hay videos o reportajes. "Fue importante la bajada de Paco León y de Ana Acosta que hacían hincapié en que es ficción, no es una biopic ni una serie histórica. Tiene mucho humor", destaca.

La historia transcurre en el 60 cuando Perón se va exiliado a Madrid, desde Panamá donde la conoce a Isabel. "Es una mujer que pasa de bailarina en un cabaret en Panamá a esposa de un ex presidente. Ahí hay toda una incognita: es una Isabel que no conocemos", describe la actriz. Según cuenta, la vida de Perón e Isabel en esa época es bastante tortuosa. A Franco no le interesaba mucho en ese momento político del mundo que Perón estuviese ahí. Pero fue quedándose con contactos políticos. Franco los hace casar porque no acepta el concubinato en España. "No sabemos si hubiese sido la mujer de Perón o no, si la historia hubiese sido de otra manera", dice.

Como la idea es espiar los momentos privados de la vida de estos personajes, la actriz anticipa que se verá una retrato poco habitual de ellos. "Ves a un Perón de pronto haciendo yoga o enojado por cosas domésticas", comenta.