La vida doméstica se vuelve para muchos frustrante con la constante sensación de que la casa es un caos de objetos tirados, ropa revuelta, bibliotecas desbordadas y utensilios que nunca encuentran donde encajar. Lograr y mantener un hogar ordenado parece a veces misión imposible.

En los últimos años, las terapias del orden conquistaron un sitio de privilegio y forjaron un verdadero auge que atrae seguidores lanzados a la búsqueda de un camino de desprendimiento, minimalismo y mente calma y despejada.

Apegarse a un objeto genera vínculo de dependencia y perdemos libertad

Mucho de este protagonismo se debe a la japonesa Marie Kondo, nombre infaltable en el tema, con sus bestsellers "La magia del orden" y "La felicidad después del orden". Coronada como gurú máxima en el rubro, no es la única que se dedicó a investigar y plantear fórmulas para alcanzar este cometido y, en algunos casos, adoptar una nueva filosofía de vida. La lista incluye nombres comoFrancine Jay, Diana Quan, Roberta Schira (que algunos bautizaron la Marie Kondo italiana), la argentina radicada en España María Gallay con "El poder del orden" y la local Marietta Vitale, autora de "Terapia del Orden. Guía práctica para mejorar tu vida".

A la par de toda esta bibliografía inspiradora, surgieron también servicios asociados.

Fueron creciendo como emprendimientos que aportan soluciones valiosas tanto para quienes deciden confiar en terceros como para quienes se entregan al “do it yourself” y quieren aprender estrategias de orden. Así, se ofrecen desde home planners hasta cursos de capacitación.

“Hace cinco años en el país no había nadie que se ocupara del orden y la organización de las casas. Un servicio que existía en países como Estados Unidos, México o Brasil era poco conocido acá. Mi propuesta parte, un poco, de ver esa necesidad. Tenía ganas de encarar un proyecto personal y quería que fuera algo que ayudara a la gente a vivir mejor”, cuenta Marietta Vitale, referente en el segmento, quien confiesa que siempre fue “super ordenada”.

Junto con un equipo de asistentes, timonea su empresa que ofrece servicios para viviendas, oficinas (donde aplican la metodología de las 5 S) y locales comerciales, apoyados en los pilares de la organización, el orden y el estilo. Brinda además charlas motivacionales en empresas. “La premisa siempre es empezar por casa. Después se lo puede llevar a la oficina, al escritorio, al orden en la gestión del tiempo. El orden es la base del éxito”, sostiene. Los servicios para ordenar la casa tienen un valor que parte de los $600 por hora apróximadamente, dependiendo de las condiciones del trabajo. Se estima que se requiere una jornada de 7 horas por ambiente. Un placard mediano lleva cinco horas.

La propuesta se completa con capacitaciones y charlas. “Hay gente que no quiere llamar a alguien sino que prefiere aprender a hacerlo por sí misma”, explica. En este caso, el curso dura tres o cuatro horas, un sábado a la mañana, y cuesta unos $1.200. También hay clases para quienes aspiran a volverse profesionales en el rubro y lanzar su propia empresa. En ese caso, son dos módulos intensivos que se dictan dos sábados durante siete horas, con un costo de $3.200 por módulo. Junto con eso se brinda además coaching para formar el emprendimiento. De esta forma, ya nacieron especialistas con proyectos propios en provincias como Tucumán, Salta, Misiones y Mendoza.

Si bien tradicionalmente eran más las mujeres que consultaban, según indica Marietta, hoy hay más hombres, que contratan los servicios porque, por ejemplo, se separaron o se están mudando solos.

Acumular y soltar

El camino trazado por Marie Kondo, con su método KonMarie basado en su mirada del “feng shui”, es también un sendero espitritual que confronta con los objetos, los recuerdos y la felicidad. “La pregunta de qué querés poseer en realidad es la pregunta de cómo quieres vivir tu vida”, dice la gurú. Entre los pasos más conocidos de sus libros está el de preguntarse por el grado de felicidad que aportan las cosas que tenemos, preguntarse si son elementos necesarios, si los queremos de verdad. Apuesta además a la sencillez y al minimalismo. Almacenar de tal manera que esté todo a la vista.

En la misma línea, Marietta señala: “Uno va ordenando y haciendo terapia con cada objeto, tiene recuerdos vinculados a él, a veces relacionados con gente que quizás ya no está. Implica tomar decisiones: quién soy yo hoy, con qué me quedo”. Y destaca: “En el 95% de los casos, el principal obstáculo del orden es la acumulación. Cuando vamos sacando cosas, los espacios se vuelven más liviandos”.

Al respecto, Dr. Harry Campos Cervera, especialista en Psiquiatría de la UBA y Psicoanalista en función didáctica de APA (Asociación Psicoanalítica Argentina), indica que lo que Marie Kondo propone no es sólo orden sino un “desapego de las cosas, desprenderse de los objetos que ya nos dieron placer”. Y explica: “Puede ser importante porque cuanto más nos apegamos al objeto vamos teniendo una dependencia de él. Hay personas que guardan ropa como si en el afuera estuvieran guardando su historia”. Respecto al auge de las terapias del orden, señala que cada tanto surgen terapias, como en una época fue el running o las terapias de grupo, como emergentes en una sociedad que necesita enfoques novedosos. En los extremos patológicos del orden, menciona el síndrome de Diógenes (el acumulador) y el TOC, del espectro neurótico obsesivo: “son personas que viven su mundo interno como caótico e intentan poner orden en lo externo”.

Para una explicación más abarcativa del afán de vivir con muchas cosas, el especialista apunta a características de la época. “Estamos en una sociedad que insta al consumo. Hay gente que cae en esa oferta y piensa que la felicidad está en tener y acumular, lo opuesto al Diógenes original, que buscaba la felicidad teniendo poco”, indica. Diógenes fue el filósofo griego que hizo de la extrema pobreza una virtud. Entre sus pocas pertenencias tenía un cuenco para tomar agua del río y cuando se dio cuenta de que un niño tomaba con lo mano, tiró el cuenco porque ya no lo necesitaba. “Suponía que nosotros vamos perdiendo libertad atrapados por la necesidad del objeto. En ese sentido, estas terapias tienen una influencia positiva porque ayudan a ser menos dependientes y más libres”, indica Campos Cervera

“Cada casa es un mundo”, dice y comprueba una y otra vez Marietta Vitale. Tal vez sea tiempo de dar un poco vuelta y reorganizar ese pequeño planeta.

Consejos de una experta

Algunos de los tips de Marietta Vitale:

  • El primer paso para empezar el proceso de orden: tomar la decisión.
  • El segundo paso es sacar (regalar, vender, tirar, donar) todo aquello que no usamos para poder hacer lugar. n Conocer la razón que motiva tu deseo de organización es fundamental.
  • El orden es una herramienta, y como todas, se puede aprender a usar.
  • No existen las personas desordenadas, sino las personas que se encuentran desbordadas por esta situación.
  • Mi experiencia dice: quien ve orden, se esfuerza por mantenerlo y empieza a practicarlo y repetirlo.
  • No comprar cosas si no podemos imaginar antes en qué lugar de nuestro hogar las vamos a guardar.