Hay un poco de todo en esta ficción estrenada por Netflix hace unos días, y allí reside tanto su atractivo como su talón de Aquiles. Terror psicológico, fenómenos sobrenaturales, fantasmas, dramas familiares, crítica social; todos estos elementos pelean por combinarse sin fagocitarse durante los 10 episodios de su primera temporada.

Sin embargo, el resultado final es más que aceptable, y en esto tiene mucho que ver la presencia de Uma Thurman -también productora ejecutiva- que, contra los pronósticos malpensados, actúa en todos los capítulos y encarna quizá al mejor personaje de esta historia.

El punto de partida fue visto en muchas películas de terror: Sasha Yazzie (Sivan Alyra Rose) sobrevive a un ataque al corazón gracias a recibir un trasplante, pero pronto empieza a experimentar visiones y recuerdos que no le son propios sino de la anterior "dueña" del órgano en cuestión. Los padres de Becky Lefevre, la chica fallecida, deciden violar el protocolo y se presentan ante Sasha y su tío Frank, con quien vive desde que su madre falleció, para conocer a la joven que "mantendrá vivo el recuerdo de Becky". Nancy (Thurman) y Ben Lefevre (Tony Goldwin) son ricos, elegantes y amables, aunque evidentemente están quebrados emocionalmente. También entra en escena el perturbado ex-drogadicto hermano mellizo de la joven muerta, Elliot. A primera vista, ninguno de ellos pareciera estar diciendo la verdad en nada.

Le ofrecen a la joven, que vive en un barrio pobre, pagarle una beca completa en una de las universidades más prestigiosas de Arizona. Allí comienza la transformación de Sasha en alguien que nunca imaginó ser, pero también se verá como la nueva "propiedad" de los Lefevre, lo que le traerá conflictos consigo misma, su escasa familia y su única amiga en el mundo.

Pero mientras su protagonista se adentra en ese ámbito de "chicos bien", empieza a entender que la donante de su corazón vivía en un entorno tóxico y que la versión oficial sobre su muerte carece de fundamentos. Al pasar el tiempo, la presencia de Becky en su cabeza se torna evidente y atemorizante, por lo que mientras Sasha intenta lidiar con lo que le está pasando, debe encontrar aliados en su cruzada contra lo sobrenatural. Aquí entrará en juego una misteriosa secta de meditación de la que Ben es miembro ferviente y que ostenta un insólito poder sobre los habitantes de la ciudad.

Entre líneas, "Chambers" cuestiona además otros tópicos. ¿Cuánto saben realmente los padres de sus hijos? ¿Es posible protegerlos de todo? La familia de Sasha además es de origen navajo, por lo cual se rozan también temas relacionados con las tradiciones y con la segregación de esta nación indoamericana.

"Chambers" entretiene hasta el final, que deja abierta la historia para una segunda parte áun no confirmada.

Ver más productos

El Presidente llamó a jefes provinciales y dirigentes, ¿para qué? (Archivo).

El misterioso llamado de Macri a los gobernadores previo al debate

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos