Desayunar en un elegante castillo de estilo francés en pleno campo argentino o pasear por el fotogénico parque de 100 hectáreas diseñado por el paisajista Carlos Thays (creador de espacios como el Jardín Botánico o el Parque Lezama) son algunas de las experiencias inolvidables de la estancia La Candelaria. Ubicada a poco más de 100 Kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, en Lobos, es un lugar imperdible por su historia y sus espacios imponentes.

Por el año 1840, cuando ese partido de la Provincia de Buenos Aires era apenas el linde del área alcanzada por la civilización, Don Orestes Piñeiro, médico farmacéutico y su hermano Don José que poseían farmacias en Capital Federal, comenzaron a adquirir los primeros lotes. En homenaje a su mujer, Don Orestes bautizó a la estancia "La Candelaria". La pareja adopta a una niña, Rebeca, quien se casa con Manuel Fraga. Fue él quien, con la asistencia del arquitecto y profesionales, diseñó los bellísimos jardines y encaró la construcción en 1894 del castillo Normando, similar a los que se veían en Francia. De esta manera, quedó sellada la impronta de elegancia que vuelve único este sitio con tanta historia.

Personalidades internacionales como Tommy Lee Jones, los Rolling Stones y el príncipe Harry visitaron este magnífico predio que se utilizó de locación en películas como El Ángel, Sin hijos y la novela Perla Negra.

Entre las actividades que propone la estancia, participar de los paseos en alguno de los caballos mansos o en el típico zulky es una salida ideal para descubrir los rincones de este paraje. Al ritmo acompasado de los cascos, se aprecian las formas exquisitas del parque modelado con 200 especies entre las que se cuentan centenarias araucarias, palmeras y cedros, se rodea el castillo para adentrarse en el silencio enigmático del bosque y regresar pasando junto la estatua de un perro (una de las muchas figuras que coronan el verde) que marca el sitio donde descansan las mascotas que pertenecieron a la familia, la pileta olímpica, la cancha de tenis y la capilla ubicada en las instalaciones.

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la propuesta. Son famosos los asados y desde el renovado espacio 5to Chukker, con temática de Polo, se combina lo mejor de la gastronomía criolla y la internacional, con toques más modernos. Un dato a tener en cuenta es que es posible visitar almorzar en el restaurante sin estar hospedado. La estancia es además un lugar muy elegido para eventos corporativos y reuniones de trabajo.

En Semana Santa, La Candelaria contará con un paquete completo de cuatro días y tres noches (de jueves a domingo). Habrá visitas guiadas al Castillo, cena show, fogón en la pulpería, partido de polo, show folclórico, tardes con tortas fritas, y clase de cocina criolla a cargo de la chef Paloma Rocha.