Debido a las sanciones comerciales que le impuso Estados Unidos en los últimos años, el gobierno ruso decidió buscar vías alternativas a la utilización del dólar en sus transacciones de comercio exterior, medida que adoptan cada vez más países.

En ese marco, en enero de este año, Rusia volvió a reducir las inversiones en los bonos gubernamentales de EE.UU., según informó el propio Departamento del Tesoro estadounidense.

En el primer mes de 2019, Moscú invirtió 13.180 millones de dólares en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, 36 millones menos que en el mes anterior.

De esa cantidad, 6.322 millones se destinaron a los bonos de largo plazo y 6.858 millones a los de corto plazo.

A lo largo de 2018, Rusia bajo drásticamente sus inversiones en los valores estadounidenses. En agosto del año pasado, cayeron hasta u$s14.000 millones y, de esta manera, Moscú abandonó la lista de los 33 mayores tenedores de deuda pública de EE.UU.

China sigue siendo el primer país en términos de inversiones en los bonos estadounidenses con 1,12 billones de dólares invertidos, seguido de Japón con 1,07 billones y Brasil con 305.100 millones.

Pero Rusia no es el único país que está en el camino de desafectar su comercio exterior de la divisa estadounidense, y hoy por hoy la desdolarización está avanzando a nivel mundial.

El especialista Marco Maier, en un artículo para la revista austriaca Contra Magazin, reseña que en los últimos años, el Banco Central ruso ha llevado a cabo una importante redistribución de sus reservas de divisas. Las tenencias en dólares han ido disminuyendo constantemente desde 2016, mientras que las reservas de yuanes y de oro han ido creciendo.

Según el autor, citado por el sitio web Sputnik Mundo, esto es "resultado de la evolución geopolítica y de consideraciones razonables".

"¿Por qué Moscú debe aferrarse al dólar estadounidense cuando el Departamento del Tesoro estadounidense puede prohibir el uso de la moneda estadounidense en cualquier momento?", se pregunta Maier.

Todas las reservas de los bonos estadounidenses se volverán inútiles si Washington impone sanciones (como lo hizo contra Irán, Corea del Norte o Venezuela). A nadie se le permitirá hacer negocios con Rusia con el uso de dólares. "Dada la persistente hostilidad de Washington hacia Moscú, se trata de un paso lógico y racionalmente comprensible", agrega.

En ese sentido, Rusia opta por el yuan. China es ahora el socio comercial más importante de Rusia y cada vez se realizan más transacciones bilaterales sobre la base de las respectivas monedas nacionales. Esto también significa que el dólar estadounidense juega un papel mucho menor para los dos países cuando se trata del intercambio de bienes, señala el experto.

El papel del oro

Mientras tanto, el oro tiene una importancia estratégica para Moscú, sobre todo porque ha mantenido más o menos el mismo nivel de su poder adquisitivo durante milenios. Además, se extraen grandes cantidades de oro en Rusia, por eso el Banco Central no necesita dólares para comprarlo, puede pagar en rublos. El oro representa ahora una quinta parte del total de las reservas de divisas de Rusia, y va en aumento.

No obstante, no solamente Moscú apuesta por la desdolarización. Si se observa la evolución de las reservas mundiales de divisas, en el cuarto trimestre de 2018, el dólar estadounidense fue el gran perdedor, mientras que el euro, el yuan y el yen fueron los principales beneficiarios.

Países tan distintos como Japón, Turquía y la India también avanzaron en distintos acuerdos comerciales sobre la base de intercambio en sus monedas nacionales.

Cada vez hay más bancos centrales que siguen el ejemplo de Rusia. "La pregunta es: ¿cuándo se alcanzará el punto de inflexión, comenzará la venta total del dólar y colapsará la moneda estadounidense? Y otra es si iniciará China esta caída", concluye Marco Maier.