En un país en crecimiento, los ciclos siempre pasan por momentos de crisis. En tiempos así, la mayoría pareciera resignarse a impactos negativos, y las frases y opiniones desmotivantes empiezan a aparecer como parte de la cotidianeidad. Es verdad que en este escenario es difícil empezar un emprendimiento así como sentir que uno está en crecimiento, pero épocas así se pueden aprovechar.

Las crisis son momentos clave para el emprendedor, donde se desafía su forma de resolver los conflictos que aparecen. En medio del entramado de consejos y recomendaciones, acciones que bajan y suben y una inestabilidad tanto práctica como teórica, un buen emprendedor debe enfocarse en su negocio: revisar el camino trazado para no cometer errores ya experimentados, que en un momento así pueden tener costos mucho más altos. Revisar y analizar, como primera postura, y no tomar decisiones apresuradas.

Respecto a comenzar un nuevo negocio, es un riesgo que puede correrse pero se debe ampliar más que nunca el panorama de análisis antes de decidir la inversión. Se pueden encontrar necesidades posiblemente causadas por la coyuntura, y así crear un producto o servicio que la satisfaga, pero hay que tener en cuenta que no es una época de ampliación del consumo hacia nuevos productos o servicios, sino de encontrar las formas de resolver las necesidades de formas más creativas pero no más costosas. A veces, el diferencial. Obviamente, es importante aclarar algunas cosas: la primera es que muchas de las cosas que te dijeron los que buscan desmotivarte, son ciertas; por lo que a mi parecer, hay que tomar ciertos recaudos:

  • Intentar evitar arriesgar tu patrimonio, por más grande o pequeño que sea. Hay muchas formas de poder financiar tu idea o proyecto sin gastar tus recursos. No te olvides que en tiempos difíciles, es mejor que guardes algo de tus reservas para poder superar los tiempos turbulentos en los que se viven.
  • Concentrate en un solo producto o servicio. No es momento de ponerse a pensar en diversificar. Ya vendrán mejores tiempos para ello, pero primero hay que superar el primer gran obstáculo que es salir al mercado por primera vez.
  • Elegí una estrategia de marketing y publicidad adecuada para lo que vayas a ofrecer. Durante las crisis económicas y financieras, uno de los mejores planes para diferenciarse es el marketing, ya que las empresas que estén siendo impactadas por la situación probablemente decidan que ésta sea una de las primeras áreas a recortarle presupuesto. Desde esta perspectiva es posible generar una buena diferencia en tu volumen de ventas o de impacto en el mercado, o al menos posicionar la marca para cuando vengan tiempos de más consumo.
  • Sé consciente con los gastos. En épocas difíciles, cualquier ahorro será una ventaja en el futuro. Hay que gastar el dinero invertido de la forma más inteligente y racional posible, a la espera de nuevas épocas donde arriesgarse un poco más, sea menos arriesgado.

Siempre hay que tener en cuenta que las crisis no son eternas, y que muchas de las grandes empresas hoy conocidas por todos, surgieron de necesidades en los momentos más complejos. Para esto hay que tomar una gran decisión y es elegir en qué producto hacer foco: a veces hay que levantar la mirada, y no centrarse en el desarrollo personal sino pensar qué necesita la sociedad.

Otro de los puntos a tener en cuenta, es el equipo de trabajo. Para no equivocarse en temas evitables, lo mejor que podés hacer es asociarte con una o más personas que complementen tu conocimiento. Si lo tuyo es la producción, por ejemplo, poné el objetivo en encontrar a alguien que sepa mucho de administración y a otra persona que tenga muchos conocimientos en marketing. No esperes ser la persona que pueda lidiar con todas las áreas del emprendimiento, porque eso si es un pasaje directo al fracaso. Siempre dos piensan mejor que uno.

Hay un factor muy importante de esta época, que hace que sea distinta al pasado: en tiempos de globalización, no hay que olvidarse que todo está conectado. Mientras muchos tienen miedo a emprender dentro de su país por la situación crítica, se puede comenzar por desarrollar un producto de venta global. En este tipo de situaciones, muchas veces es más barato producir en el país y vender en el exterior, que viceversa. La crisis en algún momento se superará, mientras que la globalización se va expandiendo de forma constante y evolucionando.

Enfocarse en el e-commerce, en las redes sociales y en el público virtual activo es pensar cómo aprovechar los tiempos ociosos que fueras a tener porque puede ser la oportunidad de que incrementes tu rentabilidad sin esperarlo.

Por último, y no menos importante, enamorarse de lo que vayas a hacer, darle todo tu tiempo y toda tu energía, son claves para lograr el éxito. Es muy difícil ser exitoso desde el primer día, y seguramente te caerás y levantarás la cantidad de veces que sean necesarias. Tenés que confiar en tu producto, y sobre todo, tener mucha persistencia. Ahí está la verdadera clave del emprendimiento, ya sea en épocas de crisis o en épocas de vacas gordas.

*Gerente para Latinoamérica de Colegium, plataforma de gestión escolar y sistema de apps para las escuelas.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos