En 1845, una expedición británica liderada por el héroe naval y explorador Sir John A. Franklin partió con 129 hombres y dos barcos: el H.M.S. Erebus y el H.M.S Terror. Ambos estaban considerados de lo mejor de la época: proa revestida de hierro, camarotes con calefacción y suministros de comida para tres años eran algunas de sus cualidades. La misión: navegar el misterioso e inclemente ártico para encontrar y trazar el mítico paso del noroeste. Nada podría fallar, salvo que dos años después, los navíos desaparecieron junto con toda su tripulación.

La aventura frustrada, que se conoció luego como "Expedición Franklin" se convirtió en una de las más tenebrosas leyendas marítimas. 169 años después, en 2014, y tras numerosas y febriles búsquedas a lo largo de décadas, fue hallado el Erebus. En 2016 fue el turno del Terror, gracias a la ayuda de exploradores inuits que hacía un tiempo habían divisado posibles rastros. Cadáveres y objetos habían aparecido a la altura de la isla del Rey Guillermo. Sin embargo, al día de hoy sigue siendo un misterio el destino de aquellos hombres y cómo encontraron su muerte.

Pero más allá de los pocos datos concretos, esta terrible historia inspiró una novela de Dan Simmons y luego una serie de 10 episodios que AMC estrena este lunes 26 de marzo a las 22, emitiendo los dos primeros episodios en continuado.

El hambre, la hipotermia y neumonía, la tuberculosis, escorbuto, el envenenamiento por plomo (proveniente de las soldaduras de las latas de conservas y de las conducciones del sistema de agua potable de los barcos). Todas son hipótesis viables sobre el final de estos miembros de la Royal Navy, pero la ficcionalización de esta desgraciada expedición le aporta el toque sobrenatural que se lleva de maravillas con el paisaje: frio, nieve, hielo.

Sus dos actores principales logran transmitir la desesperanza detrás de una apariencia fuerte y decidida. Franklin (Ciarán Hinds, Mance Rayder en Game of Thrones) es quien está al mando, capitán del Erebus. Su segundo es Francis Crozier, el siempre interesante Jared Harris (The Crown), capitán del Terror, experto navegante caído en desgracia por motivos que se develarán más adelante en la serie.

A la sombra de Franklin, quien supo ser su amigo pero de quien hoy lo separa una frialdad más intensa que la del Polo Norte que los condena, Crozier es dejado de lado en una decisión crucial que cambiará el rumbo de las vidas de todos. La tercera punta del triángulo es James Fitzjames (Tobías Menzies, Outlander), que socavará a Francis cada vez que pueda.

Pero aunque la serie recurre a flashbacks para explicar la compleja relación actual entre los personajes, los verdaderos protagonistas son el miedo a lo desconocido y la naturaleza, que se revelará indómita.

Producida nada menos que por el legendario Ridley Scott, The Terror acompaña a 129 hombres hacia una muerte antecedida de desesperación. Ya en el primer episodio se plantea la imposibilidad del éxito y en el segundo las expectativas se chocan de frente con el duro hielo que rodea a ambos barcos. La aparición de un temible depredador que los acechará durante toda esta desventura es una licencia literaria del autor que genera un buen golpe de efecto.

¿Cómo escapar del fin del mundo? ¿Cómo mantener a una tripulación hambreada y enferma con ganas de seguir, ante la evidencia del desastre y el asedio de una criatura monstruosa? Una historia que no tendrá final feliz pero bien vale la pena ser recorrida.