► La Pirámide de Mayo, inaugurada en 1811, es el primer monumento que tuvo la ciudad. Originalmente estaba emplazada frente a la Catedral pero fue trasladada a su ubicación actual durante las obras del subte A. El cantero que rodea a la rodea contiene tierra de todas las provincias.

► Pasaje Rivarola: diseñado en 1924, es uno de los más peculiares y atractivos de la ciudad. Cuenta con un gemelo en París: en ambos casos, los frentes de las casas de las veredas opuestas son idénticos, como si se reflejaran en un espejo.

► El barrio de Monserrat es el más antiguo de Buenos Aires. Caballito, uno de los barrios más densamente poblados, coincide con el centro geográfico de la ciudad.

► En el barrio de San Telmo se encuentra la casa con la fachada más angosta de la ciudad, tiene solo 2,5 metros de ancho. Es la Casa Mínima, su construcción data de principios del siglo XIX y se ubica en el Pasaje San Lorenzo 380. Era la casa de un esclavo.

► La Plaza de los Dos Congresos alberga al monolito del kilómetro 0 de la rutas nacionales que parten de Buenos Aires.

► Según un informe de World Cities Culture Forum, la capital argentina es la ciudad con más librerías per cápita del mundo (25 por cada 100.000 habitantes). También es la que contiene mayor número de estadios de fútbol.

► Ochenta de las 4780 bóvedas del Cementerio de la Recoleta fueron declaradas Monumento Nacional. Aloja a casi todas las personalidades ilustres del país, aunque paradójicamente no reposa allí su creador, Bernardino Rivadavia.

► El Obelisco, símbolo de la ciudad que fue creado para los festejos del Cuarto Centenario de la Primera Fundación de Buenos Aires en el año 1936, tiene una dirección y un número de puerta: Avenida Corrientes, 1066.