La caída en el consumo y las ventas no afecta a todos los sectores por igual, y el sistema de franquicias ha mostrado capacidad de supervivencia. El último año, la cantidad de locales franquiciados en Argentina creció un 8%, y la mayor oferta se ubicó en el segmento de bajo costo, con inversiones iniciales de entre $ 100.000 y $500.000 (26%), seguidas por las del segmento medio, de entre $ 500.000 y $ 1 millón (23%), según el último informe de la consultora Claves para la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF).

“Las franquicias siguen creciendo y el último año registramos 37.000 locales en todo el país”, afirmó Susana Perrotta, presidenta de la AAMF. “Si bien hubo rubros como indumentaria que sintieron el peso de la crisis, otros como gastronomía y servicios, especialmente en sus versiones de bajo costo, están en expansión”, destacó.

“Esto se debe a que se ofrecen modelos de negocios cuyo éxito ya fue probado, con el know how del negocio, compras conjuntas y el respaldo de marcas conocidas e instaladas. Además, la sanción de la Ley de Franquicias y la incorporación de esta fi gura al nuevo código civil y comercial brindan un respaldo legal y jurídico tanto para franquiciantes como para franquiciados”, agregó.

Negocio con triple impacto

Entre las 10 franquicias que más crecieron el año pasado se ubicó Infopan. La marca fue creada hace 8 años por Rodrigo Dos Santos y su socio Nicolas Grichener, como un medio de comunicación sustentable. “Lo que hacemos es proponer a las panaderías que reemplacen las bolsas de plástico por otras de papel reciclable que vienen impresas con publicidad”, explicó Dos Santos.

De esta forma, se financia la entrega de bolsas a más de 1.200 panaderías en todo el país, y se evita la utilización de casi 3 millones de bolsas plásticas por año. La compañía fue certificada como empresa B, un sello que identifica a las empresas con triple impacto: económico, social y ambiental.

No es sólo una opción de inversión sino también de autoempleo

Además del componente ecológico, este formato de negocios impulsa iniciativas de impacto social. Así, las panaderías que utilizan las bolsas de Infopan se comprometen a donar parte de su producción diaria a comedores comunitarios. Y además de imprimir avisos comerciales en las bolsas, asociaciones civiles como Missing Children cuentan con un espacio para difundir la búsqueda de niños perdidos.

La inversión inicial para entrar a esta franquicia es de $ 120.000 y no requiere contar con conocimientos ni local propio, dado que la marca ofrece a los franquiciantes entrenamiento para la captación de panaderías, venta de espacios publicitarios, gestión, cobranzas y brinda además una zona de exclusividad. “No es necesario contar con local u oficina propia, y brinda oportunidades de autoempleo o de complementar ingresos en el tiempo libre”, destacó Dos Santos. Hoy cuentan con 126 franquicias en todo el país, desde Ushuaia hasta San Salvador de Jujuy.

El sueño del negocio propio

Fundada en 2008 como agencia de turismo y venta de pasajes, Babel Viajes tiene hoy 23 franquicias en todo el país. El negocio arrancó en Coronel Pringles, provincia de Buenos Aires, como un emprendimiento unipersonal de Diego Maumus, técnico en turismo y guía matriculado.

“Empecé vendiendo pasajes en bus y excursiones a destinos locales, pero al año la crisis del campo y los cortes de rutas me cambiaron el negocio”, comentó Maumus. “Entonces le dí una vuelta de tuerca. Me orienté al e-commerce y a la venta de destinos internacionales, así no sólo llegaba a clientes de Pringles sino de todo el país”.

En 2011, para darle proyección nacional a su agencia de viajes, Maumus abrió una oficina en Capital Federal. Un año más tarde, luego de una recorrida por Europa en la que vió las tendencias del negocio turístico, decidió que el modelo de franquicias era el más adecuado para crecer sin necesidad de abrir nuevos locales y oficinas propias.

“En 2015 hicimos una nueva reconversión, y pasamos de vender destinos clásicos como Europa, Estados Unidos y el Caribe a trabajar destinos no tradicionales y exóticos. Hoy somos el operador argentino líder en India, China, Japón y Tailandia”, afirmó Maumus.

“El público fue cambiando. La gente empezó a viajar más y a armar sus viajes por internet. El segmento que nos quedó a las agencias de viaje son los destinos no tradicionales, donde, por una cuestión de lejanía, barreras idiomáticas y culturales, los viajeros prefieren ir con paquetes armados y de la mano de un especialista”.

Para acceder a la franquicia de Babel Viajes, la inversión inicial es de $ 220 mil. Esto incluye el know how inicial, el acceso a los sistemas de reservas y de gestión de pasajes. “La mayoría de nuestros franquiciados no vienen del rubro turismo, pero su principal motivación es tener un negocio independiente y viajar”, comentó el fundador de Babel.

Modernizar el comercio tradicional

 

Carnicerías RES abrió su primer local en 2014 y en 2017 lanzó su modelo de franquicias. Hoy cuenta con 60 locales en Capital y Gran Buenos Aires y crece a un ritmo de tres franquicias nuevas por mes.

Omar Onsari, creador de la marca, se inició en el negocio para ayudar a su padre, carnicero de toda la vida, a apuntalar el negocio. “Diseñé un sistema comercial moderno y diferente para la venta de proteína animal, que no tiene nada que ver con las carnicerías de barrio”, afirmó el emprendedor.

La inversión inicial para esta franquicia es de alrededor de u$s 45.000. Esto incluye la búsqueda y alquiler del local, el “layout” y cartelería, el equipamiento y la capacitación del personal, logística, compras conjuntas y publicidad, entre otros. El recupero de la inversión lleva entre 15 y 24 meses.

“Ninguno de nuestros franquiciados viene del rubro. Algunos son simplemente inversores, y otros trabajan activamente en el emprendimiento”, comentó.

Un modelo instalado

 

El sistema de franchising cuenta con 30 años de trayectoria en la Argentina. Actualmente, el universo de franquicias se compone de 1.129 marcas y 37.256 locales en todo el país. La cantidad de marcas que operan bajo este sistema se incrementó un 19% durante el último año, y la cantidad de puntos de venta un 9%, de acuerdo al último informe de la consultora Claves para la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF).

En cantidad de franquicias, Argentina es el tercer país de Latinoamérica por detrás de Brasil y México- y es el principal exportador de este formato en la región. Hoy existen alrededor de 180 marcas repartidas en 62 países, mientras que Brasil registra 91 y México 82.

A diferencia de lo que ocurrió en la década del 90, hoy la gran mayoría de las franquicias que operan en el país (92%) son de origen nacional.

Pese a la coyuntura recesiva y de caída en el consumo interno, los índices de crecimiento anual del franchising continúan en alza. Actualmente, este sistema representa el 2,35% del PBI, y el 22% de las ventas minoristas a nivel nacional. En 2018 empleó a 220.000 personas, y movilizó u$s 12.500 millones tanto en el mercado local como internacional.