Aunque parezca increíble, es difícil acceder a gran parte de la filmografía de Nanni Moretti, probablemente el mayor cineasta italiano de las últimas décadas y un tipo al mismo tiempo lúcido y feroz que nunca -jamás- pierde la calidez ni el humor, ni siquiera en sus momentos más melodramáticos como La habitación del hijo o Mi madre. En Aprile logra hacer algo que es muy necesario en estos días: mostrar que existe siempre esperanza cuando el cielo -social y político- se nos nubla. Como una addenda gigante a su hermosa Caro diario, Moretti narra al mismo tiempo tres cosas: el intento por hacer una película, ser papá de un bebé y vivir bajo el triunfo de Berlusconi. Ejemplo de que el arte sí sirve para algo y de que la civilidad no es patrimonio exclusivo de una ideología cualquiera, Aprile hace del mes de abril -negando al poeta- el menos cruel. Disponible en Qubit.TV. Se va a divertir.