Creció leyendo cuentos de princesas, viendo las películas de Disney, escuchando que la felicidad estaba en el casamiento, como tantas otras chicas. La escritora Raquel Córcoles, conocida también como Moderna de Pueblo, decidió escribir su propia historia y con su propio estilo.

Moderna de Pueblo, después de mudarse a la ciudad y conocer a Zorricienta, Gordinieves y la Sirenita Pescada, va despertando de todas esas "idiotizaciones" y empieza un largo camino para desaprender todo lo que nunca deberían haberle enseñado. Todo lo que ha visto en las películas de princesas la ha intoxicado. Idiotizadas, un libro ilustrado, donde las mujeres se sentirán identificadas con lo bueno y los malo de las protagonistas. Y cuánto de esas películas hechizaron, marcaron una forma de ver la realidad, de concionar.

—¿Por qué firmas como Moderna de Pueblo?
—Es como el alter ego que creé como hace 10 años y me sirve para que sea como un personaje de cómic con más parodia. Me identifiqué con esa dualidad de moderna en la ciudad, pero que se había criado en un pueblo. Era como tener las dos caras. Gané la beca de un cómic y abrir una cuenta de Facebook con mi nombre para promocionar el libro me parecía aburrido, así que puse así y quedó.

—¿Este es un libro de tu vida?
—Es un poco autobiográfico, pero me quedo sólo con lo que le sirve para la novela, usar esas cosas en las que la gente se reconoce, creo que busco las cosas que son generales.

—El libro está dedicado a tus amigas, ¿los personajes están inspirados en alguna de ellas?
—Son cuatro protagonistas, pero están inspiradas en más gente cuando veo que un patrón de mujer se repite, un grupo de amigas más liberadas. Me gusta que se puedan reconocer esas características en personajes fijos. Vas tomando experiencias para que los personajes tengan más profundidad y te puedas identificar con los distintos estereotipos. Los libros los hago con mi pareja, él me empezó a ayudar y este es el segundo en que hicimos juntos el guión, y yo luego me encargo de dibujarlo todo. Revisamos cada página, siempre hay algo que no funciona

—Tus dibujos son muy personales...
—Es la única manera que sé de dibujar, no soy ilustradora. Los hago con el ordenador. Este libro tenía más de fantasías que los otros por las hadas y cada paso fue un reto para mí. Hago una mezcla de cosas estéticas. Hago maquetas de una viñeta para página entera, a veces me parece que no funciona y mi pareja lo ve. Es un curro (trabajo) que en equipo es mucho más agradecido. Me encargo más de sacar los temas que me afectan y me parecen interesantes y luego le damos forma. Después es muy terapia de pareja, no separas lo personal y profesional, es una creación conjunta.

— El libro hace referencia a esos personajes de dibujos animados con los que crecimos
— A Disney lo teníamos interiorizado pero no habíamos analizado en qué nos había intoxicado. El feminismo va un poco de eso, de darte cuenta que estás programada de una manera que es muy difícil que se te vaya totalmente. Alguien que es feminista, es alguien que es combativa. El despertar generalizado de nuestra generación fue como hace cinco años cuando ya no se regía todo por los medios de comunicaciones convencionales, Internet, las redes fueron empapando a las mujeres que estaban allí. En cinco años nos hemos convertido en expertas, estamos hilando superfino de todo.

—¿Qué buscas con el libro?
—Hay mucha gente que oye feminismo y se pone a la defensiva. Idiotazada era como explicar algo sin decir "oye vamos a hablar de feminismo" o es algo que te va a comer la cabeza; sino ver cosas y decidir con qué te quedas y que no. Reír y reconocer.

—¿Qué es feminismo hoy para vos?
—Una herramienta que hay que usar para tu propia vida. En mi vida ha significado una herramienta para deshacerme de cosas que de alguna manera te atan y te hacen confiar menos en ti, o te hacen tener un relación más insana o sólo te valoras con la aprobación de los hombres. Quitarme todo es imposible, pero sí la aprobación de los hombres. No tengo por qué ser desvalorada, un hombre no tiene que decirme cómo valorar mi trabajo, por ejemplo.

—¿Por qué te parece que mujeres de distintos países se sienten identificadas con tu libro?
—El humor de mujeres es universal, el machismo es universal, por lo tanto sea el país que fuere nos hemos sentido o nos sentimos aún relegadas. Y Disney lo refuerza.

Título: Idiotizadas: un cuento de empoder hadas
Autora: Moderna de Pueblo
Editorial: Zenith
Páginas: 208
Precio: $699