Los requerimientos de las empresas que venden sus productos a través de internet y realizan envíos online, están impulsando un auge de creatividad en las firmas de packaging, en busca de productos ligeros que permitan cuidar el contenido, y que a la vez sirvan como carta de presentación ante una clientela cada vez más exigente.

El sitio web Siglo XXI, resalta sobre este tema que sólo dentro de las cajas de cartón se encuentra una amplia variedad de formatos, que se usan en función del producto que se vaya a enviar: desde cajas simples hasta protectores especiales para botellas de vidrio. Y todo con un diseño especial que permite que adquiriendo un simple cartón de forma muy económica cualquier mercancía viaje a su destino en forma totalmente segura.

A esta oferta básica pueden sumarse bolsas, fundas e incluso envases especiales para alimentos, el último sector en sumarse al creciente mundo de las ventas online.

Y es que las marcas tienen cada vez más claro que pueden aprovechar ese espacio para hacer más visible su imagen. Por ejemplo por medio del uso de cintas adhesivas personalizadas, que exponen claramente cuál es la tienda que está vendiendo el artículo, haciendo gala de la marca.

La caja de cartón y las bolsas de embalaje, que generalmente ofrece la empresa de mensajería, son fundamentales a la hora de hacer un envío, al que se agregarán extras de seguridad, como pueden ser trozos de papel o bolsas de aire. Así el producto encajará perfectamente casi sin moverse dentro de la caja. Esto ocurre principalmente en tiendas online que realizan envíos de productos de tamaños variables, pero que deben elegir tamaños de cajas estandarizados a la hora de comprarlas.

Las empresas de alimentación fueron las últimas en sumarse a la creciente modalidad del comercio online puerta a puerta a través de empresas de mensajería, y que sirven de muestra de que el comercio online, los servicios de mensajería y la paquetización de las mercancías seguirán creciendo durante muchos años, creen los expertos.

Y es que la evidencia muestra que el intercambio comercial en el siglo XXI tiende a ser online. Los usuarios cada vez más compran a través de internet y por ello, las empresas relacionadas con la venta online buscan ser más competitivas y ofrecer mejores servicios a tiendas y clientes.