El mercado aerocomercial cerrará 2017 con un crecimiento interanual del 11% en el segmento de cabotaje, con 15 millones de pasajeros, y una suba del 14% en internacional, con 16 millones de viajeros.

Estos números, en la cuenta turismo, muestran en el balance una proyección de déficit de alrededor de u$s10.000 millones entre las divisas ingresadas por quienes visitan el país y las egresadas por los que viajaron al exterior, en un contexto en el que el gobierno viene desarrollando una política aerocomercial que apunta a la incorporación de nuevas líneas aéreas, en especial las denominadas low cost.

El Ministerio de Transporte de la Nación se puso como objetivo duplicar la cantidad de pasajeros domésticos en el país para el 2019, para lo cual implementó un programa denominado La Revolución de los Aviones, que abarca no solo la incorporación de nuevas empresas al mercado nacional, sino también obras de infraestructura en los aeropuertos a los fines de poder sostener el crecimiento planteado.

Un programa que incluye la modernización de la infraestructura en 19 aeropuertos del país, la incorporación de nueva tecnología de navegación aérea, nuevo equipamiento para la operación logística y otras obras complementarias para mejorar la aviación civil. En total, se invertirán $22.000 millones durante los próximos dos años para todo el sector aéreo.

Se destacaron los dos llamados a audiencia pública para la concesión de nuevas rutas, un trámite que no se concretaba desde hace doce años y que tuvo en diciembre del 2016 su primer capítulo y en julio de este año, el segundo.

En total, catorce empresas se presentaron solicitando autorización para operar en vuelos de cabotaje, regionales e internacionales, cinco en la primera audiencia y nueve en la segunda. De las cinco que se presentaron en la primera, solamente dos, Andes y Avianca, iniciaron sus operaciones.