El poeta y novelista español Benjamín Prado visitó Buenos Aires con su libro "Ya no es tarde" y también realizó lecturas de poemas, como cada vez que visita la ciudad. "Ocho años tardé en hacerlo, lo escribí durante mucho rato. Escribir poesía es muy complicado. Cuando ya has publicado lo es más, tienes terrenos que ya has andado. Uno no debe caminar sobre sus propias huellas en la poesía, hay que buscar otros temas, además de todo eso porque soy muy lento. Soy muy perfeccionista, muy indeciso. Para escribir un poema hay que tomar tomar las decisiones correctas, que en la poesía es usar las mejores palabras en el mejor orden, pero el original es muy grande, siempre hay muchas palabras que aspiran a entrar, y tu tienes que decir tu si, tuno, como si fueras un portero de discoteca. Por eso he tardado mucho", dice a BAE Negocios Prado en el lobby del hotel donde se aloja, y agrega: "Estoy escribiendo otra novela de la serie, donde se cumple con tres cosas: el personaje es el mismo, son contemporáneas, y que cada una va a rondar un género distinto, esta va a ser de miedo, para pijama puesto y tal, bajo la cama.

—¿Se aburre de los géneros que cambia tanto?
—No. Me hace sospechar. Mi idea reescribir todos los libros como si fueran el primero, de encontrar cosas que no se han visto, de hacer coincidir en un poema palabras que jamás soñaron estar juntas. Las palabras del poema son como esas plantas que son venenosas que solas hacen mal pero cuando las juntas te curan. Me gusta saltar de género para cambiar de elemento. Viene bien para que el siguiente libro no se se parezca al anterior.

—¿Es la poesía donde se siente más cómodo?
—No. Me la he pasado tan bien escribiendo novelas de piratas, nunca renunciaría a ese tipo de diversión. La poesía me importa mucho, me afecta mucho, me hace ir por caminos que solo se con un poema. Con la poesía te arriesgas mucho, te expones mucho. Cuando termino les doy el manuscrito a mis amigos. Cuando Joaquín (Sabina) lo leyó me dijo: ¿No te vas a a atrever a publicar?. Cuentas cosas a unos desconocidos que ni le contarías de viva voz a tus amigos. Lo que me gusta es cuando le estoy dando vueltas en la cabeza, yo disfruto mucho escribiendo, estar seguro que no lo vas a conseguir y conseguirlo, esa es la parte más bonita.

—¿Cómo es escribir del amor?
—Soy un escritor muy mental. Es un libro de amor, un disección autentica de lo que es enamorarse y lo que es convivir, ciertas luchas de poder que hay en toda organización. Y una pareja también lo es, las sospechas sobre el otro o sí mismo, todo eso está en libro.

—El libro ha sido muy bien recibido.
—En España va por la décima edición, ha tenido muy buena acogida. Se ve que estaba esperándose un libro que hablara de esto. En el mundo de la poesía como la canción tiene más prestigio la desagracia, el desamor y no es cierto hay hermosas canciones y poemas de amor, de celebración, de amistad, pero tienes que luchar contra ese tópico. Has encontrado una pareja que quieres y eres feliz, parece que la gente quería leer eso.

“Hay luchas de poder en cualquier organización. Y una pareja también lo es”

—Los libros de poesía siempre están en la mesa de luz acompañando
—Aunque esté escribiendo una novela, la poesía siempre me acompaña. Siempre hay algún versito, algún cuadernito en el que vas anotando ideas, lo cual es muy bonito. Hay una serie de material que cuando te pones a escribir abres el cajón y hay muchas más cosas de las que esperaba, es como una caja de magos de la que aparecen conejos por todas partes. Los temas no hay que ir a buscarlos, tienes que escribir sobre cosas que ibas acumulando en la cabeza, que ya te obsesionaban y de pronto necesitas escribirlos.

—¿Cómo ve la lectura de poemas?
—Me parece maravilloso, es muy intimidante y es muy emocionante. El fenómeno que está ocurriendo con la poesía en España es impresionante. Cuando yo empecé soñábamos con que un cantante nos musicalizara nuestra poesía, ahora son los cantantes los que están escribiendo libros de poemas. Se han multiplicado por mil los auditorios de poesía y es es maravilloso.

—¿Para que sirve la poesía?
—Para todo. Para ser más inteligente, para ser menos manipulable, para tener conceptos más claros sobre tu propia vida, para no dejarte engañar. Un buen poema es imbatible, te permite cambiar la visión de las cosas, esa capacidad la tiene la poesía, bueno y alguna canción que sea poética.

—¿Cómo es leer poesía en Buenos Aires?
—No hay un sitio igual en el mundo. Va mucha gente, la manera que te sientes comprendido, entendido. Tengo al experiencia no la explicación. Los poetas no queremos dejar de venir a Buenos Aires, te sientes tan querido, tan entendido. Ahora por qué, no tengo ni idea.

Título: Ya no es tarde
Autor: Benjamín Prado
Editorial: Visor Libros
Páginas: 90
Precio: $527

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos