En las provincias de Córdoba y Entre Ríos avanza a paso firme una experiencia inédita: el grupo Quimiguay, dedicado a la gestión de residuos, recolecta y recupera los aceites y lubricantes usados por los municipios y a cambio entrega plantines de árboles para colaborar con la creación de nuevos espacios verdes. En la provincia litoraleña, ya se han entregado 700 plantines a once municipios que decidieron adherir al programa ALU.

Este programa se implementa desde hace más de un año en 17 municipios de Entre Ríos, cuatro de Córdoba y en dos organismos públicos, con resultados alentadores y con el objetivo de seguir creciendo. Finalizada la primera campaña de recolección de los residuos en mayo pasado, once municipios de Entre Ríos entregaron un total de 13.000 kilos de aceites y lubricantes usados que fueron recuperados por Quimiguay y convertidos en 13.000 kilos de aceites y lubricantes industriales listos para su reutilización en el mercado.

Este servicio no tiene costo para el ente público, que a cambio del mismo recibe plantines de árboles autóctonos, para colaborar con la creación de espacios verdes en las comunidades. Del total de 17 municipios adheridos al programa en Entre Ríos, Quimiguay entregó los 668 árboles a once de los distritos que entregaron residuos.

"Estamos muy orgullosos de los resultados obtenidos hasta el momento y del buen recibimiento que ha despertado el programa ALU entre los municipios y el sector público", resaltó Pablo Vicino, gerente general de la empresa. "Confiamos en el impacto positivo que este programa genera en cada municipio que se suma a ALU y trabajamos cada día para que siga creciendo y pueda extenderse a diferentes puntos del país", agregó Fernando Pierucci, jefe técnico ambiental y responsable del programa.

El mal manejo de aceites minerales usados genera grandes riesgos, afecta al suelo, aire y agua, y trae un peligro para la salud de la población. En el caso de los lubricantes, el derrame de un solo litro puede llegar a contaminar un millón de litros de agua. Por eso, el programa ALU es una herramienta eficiente e innovadora para abordar este problema.

¿Cómo se implementa ALU?

 

Mediante un simple procedimiento, los residuos peligrosos son retirados por la flota propia de camiones con los cuales cuenta el Grupo Quimiguay.

Los retiros se programan cada 30 días y forman parte de una hoja de ruta acordada con los generadores, que además reciben información sobre cómo manejarlos de manera correcta.