Nora Venturini es una exitosa guionista italiana que acaba de publicar su primera novela que será saga.

-¿Por qué tenía ganas de escribir una novela?

-El personaje de Débora lo tenía en la cabeza desde hace tiempo. Al mismo tiempo, quería tomar una pausa del trabajo teatral pero no de la creatividad. Tenía necesidad de contar una historia llena de libertad, sin intermediarios. Y así he tomado el bolígrafo y el papel y ha nacido Débora Camilli…

-¿Qué diferencias encontró en lo personal entre escribir una serie y una novela?

-Para escribir una serie se trabaja en equipo, para escribir una novela se trabaja en soledad. La ficción de televisión está sostenida por imágenes y por los actores, y está compuesta sobretodo por diálogos y acción, mientras que una novela necesita narración y muchas descripciones.

-¿Débora Camilli está inspirada en alguien real? -En realidad no, pero la idea de Débora surgió una noche en que tomé un taxi y lo conducía una chica muy joven. -

¿Por qué eligió que manejara un taxi?

-Porque el taxi va por todas partes, el taxista encuentra cada día muchas personas diferentes y se puede topar con facilidad en situaciones cruentas.

-¿Nunca hay que abandonar los sueños?

-¡Claro que no!

Y Débora es la prueba: ella quería ser inspectora de policía pero la necesidad la obliga a conducir un taxi. Luego el azar la llevará a utilizar el talento al que había renunciado.

-¿Se podría decir que Roma es una protagonista más?

-¡Absolutamente! Roma con su belleza y su confusión, seguramente es, después de Débora y el comisario Raggio, la tercera protagonista de la novela.

-¿La saga continuará por el lado del policial?

-Sí, en Italia ha salido ya la segunda investigación y al momento estoy escribiendo la tercera novela de la serie.

-¿Qué busca que tengan sus personajes?

-Para mí es muy importante que mis personajes tengan curiosidad, humanidad y mucha, mucha ironía.

-¿Cuál es el rol que para usted tienen la literatura y lo audiovisual?

-La literatura y lo audiovisual tienen el importante papel de contar la realidad dentro y fuera de nosotros a través de las historias y sus personajes.

-¿Las aventuras de Débora seguirán en Roma?

-Sí, continuarán en Roma y con los habitantes de Roma, ya que ellos actúan como una narración coral. Pero no excluyo que en un futuro Débora tenga que hacer algún pequeño desplazamiento.

-Elige una manera muy original de plantear el policial, ¿era lo que buscaba?

-En efecto, quería una protagonista joven, no convencional y divertida. Al mismo tiempo quería contar la tragedia y la comedia entrelazadas entre sí, como ocurre a menudo en la vida. Espero haberlo logrado.