El Gasto Público Total (GPT) del gobierno nacional (el total de erogaciones que realiza el Estado Nacional) aumentó notablemente en los últimos 25 años: mientras que en 1993 representaba un 16,4% del PBI, en 2015 aumentó hasta alcanzar casi un 26%.

Sin embargo, debido a la implementación de políticas tendientes a reducir el déficit fiscal en los últimos años, el GPT nacional descendió a 24,3% en 2017 y se prevé que en 2018 alcance un 22%. El principal componente del GPT es el gasto en Servicios Sociales (Gasto Público Social o GPS por sus siglas), que representa más del 60% del total y tuvo en una tendencia similar de aumento del gasto a lo largo del periodo. Esta elevada incidencia del GPS se explica fundamentalmente por la función “Seguridad Social”, cuyo principal componente es el pago de jubilaciones y pensiones por parte de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

En la Argentina hay en la actualidad alrededor de 7 millones de jubilados o pensionados (incluyendo los beneficiarios del SIPA y las Pensiones No Contributivas), con una cobertura de más del 97% del total de personas en edad jubilatoria. El gasto destinado al pago de jubilaciones representa aproximadamente un 60% del GPS y casi un 40% del GPT. Muy por debajo, se encuentran los programas de transferencias de ingresos (Asignaciones Familiares Contributivas y No Contributivas), que representan en la actualidad un 9% y 6% del GPS y GPT respectivamente, la inversión en Educación (8,7% del GPT y 5,5% del GPS) y la inversión en Salud (5,7% del GPT y 3,6% del GPS).