La comida es protagonista de las reuniones y celebraciones con amigos. De la picada vespertina al ritual del asado: la mesa convoca al encuentro. Para salir en dulce montón y disfrutar una experiencia gastronómica compartida, proliferan en Buenos Aires opciones novedosas de cocina internacional ideales para probar en grupo.

En vísperas del Día del Amigo, un repaso por algunas propuestas que dan cuenta de esta tendencia que se expande de la mano de costumbres culinarias de otros países, especialmente de Oriente, y se adapta a un público cada vez más curioso por descubrir sabores variados. De los pintxos vascos al tapeo vietnamita, las opciones se multiplican para los amantes del picoteo.

"Me parece que este tipo de propuestas está en auge porque la gente cada vez más busca probar sabores nuevos y esta posibilidad de pedir porciones pequeñas para compartir permite probar y experimentar más, expandiendo el paladar", señala Shanti Aboitiz, dueño de Amalur, restaurante vasco moderno del Centro Laurak Bat, ubicado en Avenida Belgrano, en el barrio de Montserrat.

La carta de Amalur está dividida en "raciones" y "principales". Las raciones son porciones más pequeñas y los principales, más grandes, pero ambos tipos de platos están pensados para pedir varios, poner en el centro de la mesa y compartir.

Los pintxos preparados en Amalur

su vez son los platos más pedidos para compartir, son la tortilla de papas con o sin txistorra ($300 común, $350 con txistorra, embutido vasco de cerdo), las rabas con alioli ($350) y los boquerones con tomate a la vainilla ($420). También sale mucho la cazuela de txipirones (calamares, $330), las gambas al ajillo ($520) y los espárragos con queso de oveja, jamón crudo y huevo frito ($340). “Estas raciones son ideales para compartir y para llevarse una buena idea de por dónde van los sabores de la cocina vasca. Creo que esta opción es ideal para grupos donde hay confianza como para ir pasándose los platos e ir robándose de uno a otro”, destaca. Por el Día del amigo, la casa recibirá a los comensales con un pintxo (rebanada de pan sobre la que se coloca una porción de comida y suele sujetarse con un escarbadiente) y sidra tirada de invitación.

Es más aceptada la idea oriental de una mesa con muchos platos

Inspiración oriental
Tradiciones de otras partes del mundo dan empuje a este estilo. “Creo que esta forma de comer no es más que una evolución de la experiencia gastronómica occidental. Estamos acostumbrados a la situación entrada-principal-postre, pero cada día es más aceptada la idea oriental de una mesa con muchos platos donde el sentimiento de compartir queda explícito y ya nadie elige qué comer sin tener en cuenta la opinión de quien lo acompañe”, reflexiona Mariano Muñoz, chef de Fayer, restaurante de cocina moderna israelí. Abrió sus puertas hace dos años en la emblemática calle Cerviño.

La carta está pensada en su totalidad con esta idea de “platos para compartir”. Hay platos chicos y platos grandes. Según explican, de hecho, el concepto de “Mezze” es la forma de comer en el Medio Oriente donde la mesa se sirve con varios platos de diferentes preparaciones, resultando en una experiencia equilibrada en cuanto a sabores, texturas, aromas, etc. Así, en la mesa se puede encontrar con diversas ensaladas, hummus para untar con pan, carne a las brasas o algún que otro guisado, y todo se comparte.

Delicias de Oriente, en Fayer

Una experiencia clásica en Fayer la compone un hummus ($240 el clásico y el de remolacha), un tiradito de pescado ($380) y un falafel con salsa tahina y lebaneh ($300), para continuar luego con una carne a las brasas o un pastrón, acompañado de verduras a las brasas ($300) o con nuestro set “Salatim” compuesto por cuatro platitos de ensaladas muy diferentes entre sí: babaganoush, tabule, de hinojos y alubias negras ($310). Para el día del amigo ofrecerán varios platos en estilo “picada” para compartir entre dos o tres personas a $1.400.

Green Bamboo no es novedad. Con 20 años de trayectoria, este restaurante de cocina vietnamita ubicado en la esquina palermitana de Costa Rica y Carranza, es emblemático de la cocina del sudeste asiático. “Nuestra cocina está pensada para compartir en grupo, no como usualmente comemos en occidente. Hace algunos años, con la idea de incentivar esta forma de comer, incorporamos una tabla de degustación para 2 o 4 personas de nuestras entradas o finger foods. Lo llamamos tapeos viet y es la manera que encontramos para hacer que la gente pruebe y comparta parte de nuestra carta de la manera en que se come tradicionalmente en el sudeste asiático”, explica Darío Muhafara, dueño de Green Bamboo.

La especialidad para este tipo de tapeos son los nems, baos y dumpling son platos que se pueden compartir. El tapeo viet sale en dos presentaciones de 8 y 16 platos para dos y cuatro personas respectivamente, y los precios oscilan entre $900 y $1.700 pesos. “Lo recomiendo para salida de amigos o de parejas. Lo ideal es una cena de 4 o más personas. En Vietnam, se suele servir a un mínimo de 6 personas; la comida individual allí está más vinculada a comer algo rápido en la calle y seguir con lo que uno está haciendo”, comenta. Mañana, Green Bamboo invitará una ronda de tragos para brindar por el Día del Amigo si el visitante dice la frase “chúc m ng b n” (“felicidades, amigo” en vietnamita) al momento de pedir la cuenta.

Menos exóticos, los bares y cervecerías de la ciudad también multiplican las variantes. El Hard Rock Café, por ejemplo, invita a sus comensales a probar sus nuevos Sliders and Shaerables elaborados con el propósito de compartir. Entre los más destacados están: el One Night in Bangkok Spicy Shrimp (camarones con salsa picante) y los Whisky Bacon Jam Sliders (tres mini hamburguesas con salsa casera de panceta y whisky).

En Desarmadero, la afamada cervecería de Palermo, según detalla Carolina Ochoa, socia propietaria, cuentan con muchas opciones de tapas calientes, tablas con productos de despensa y preparaciones especialmente pensadas para compartir. Algunas de las especialidades de la casa son: la tortilla de papa simple ($180) o la española con morrón y chorizo colorado ($190), los buñuelos de acelga caseros con salsa alioli ($190) y los ravioles fritos de cordero con chutney ($220). Manñana van a ofrecer un especial 2x1 de Fernet Branca a $200 hasta agotar stock y variedad de cervezas seleccionadas para brindar por la amistad.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos