Se calcula que más de 71 millones de jóvenes alrededor del mundo están desempleados y más de 500 millones están subempleados o con trabajos precarios o inciertos. Mientras que 40 millones de jóvenes se unen a la fuerza laboral cada año, más del 60% de los niños que hoy están ingresando a la escuela primaria, tendrán trabajos que aún no existen. El informe, elaborado por Nielsen, en el marco de la Alianza por los Jóvenes liderada por Nestlé, permitió entender cómo se sienten los jóvenes que deben enfrentar el desafío de unirse al mercado laboral. El estudio incluyó a más de 2.700 personas de entre 18 y 30 años, de 27 países entre los que se encontraban Argentina, Australia, Brasil, Canadá, México, Francia, España.

A nivel global, los salarios bajos fueron identificados por el 46% de los encuestados como el principal obstáculo al momento de encontrar un buen trabajo, seguido de cerca por la falta de experiencia laboral (45%) y el ser considerado joven o con falta de experiencia (44%). Mientras que las condiciones de trabajo flexibles, fueron identificadas por el 48% de los encuestados como una de las principales prioridades del futuro.

Respecto a las habilidades que los jóvenes consideran importantes para conseguir un empleo, tanto las capacidades de comunicación como la buena educación en general se encuentran en el podio tanto a nivel global como en Argentina. Sin embargo, a nivel local el hecho de tener una buena apariencia aparece liderando el ránking con el 50 por ciento.

El 64% de los jóvenes se sienten confiados en lo que respecta a sus objetivos de trabajo y, para Argentina, este porcentaje asciende al 82 por ciento.

En el país, el espíritu emprendedor es aún mayor y casi la mitad de los encuestados (47%) afirma que su trabajo ideal sería teniendo su propio negocio.

Aun así, el 88% a nivel global y también en Argentina aseguró las empresas pueden ser un motor para contribuir a construir un futuro mejor para ellos.