Las piernas pedalean siguiendo las indicaciones del instructor. Los cuerpos se mueven, las pulsaciones se aceleran, la música y las voces crean un eco al rebotar en las paredes vidriadas del natatorio. No es una clase más de spinning: las bicicletas están bajo el agua.

Son cada vez más los que se animan a zambullirse en busca de una clase de actividad física diferente. Al tradicional aquagym dominado por adultos mayores se fueron sumando decenas de disciplinas emparentadas que buscan exprimir las ventajas de este medio cristalino.

Pilates, pole dancing, functional y hasta yoga se vuelven actividades anfibias potenciando virtudes. Aunque aún está lejos de ser protagonista, el público más joven se fue acercando poco a poco a la pileta y le empezó a tomar el gusto a estás clases con splash.

“Las clases de gimnasia acuá- tica están colmadas en un 90% de señoras, de mujeres pero hay cada vez más gente joven, están incorporándose hombres. Igual, creo que acá en Argentina todavía nos hace falta difundir la actividad y que esté dada por buenos instructores, capacitados. Muchos dan clases y vienen de la aeróbica o son profesores solo de educación física y realmente el paso del trabajo de tierra directo como está no sirve”, explica Fernando Ariel Villaverde, que está al frente de Hidrofit, centro ubicado en Banfield que brinda entrenamiento y capacitación en estas disciplinas.

Las novedades siempre renuevan el público. Desde hace algunos años fueron llegando una tras otra propuestas sumergibles. En Hidrofi t se realiza hidrofunctional training, bicicleta de agua e hidro pole dance, entre otras. El próximo 19 y 20 de noviembre, el centro organiza su Convención Internacional de Actividades Acuáticas, con visitas de profesionales del exterior que seguramente traerán información de tendencias.Según comenta, está trabajando con gente que hace crossfit y viene a entrenar al agua y hacer trabajos de cargas y de corridas, dentro y fuera del agua. “Son las actividades del futuro el trabajo vertical en el agua”, agrega Fernando, que viene de la natación pero hace ya casi 20 años que descubrió este “mundo aparte”.

En Megatlón mencionan algunas opciones más: “Surgieron diferentes clases de aguagym, como acuá- tica en parte profunda, acuática pilates, acuaspinning, aqua training, running, aquaphysical (gimnasia sobre una colchoneta en la pileta). Nosotros ofrecemos clases de gimnasia acuática en parte baja y parte profunda, clases de natación y entrenamientos personalizados”, señala Bárbara Lima, Coordinadora de programas de Natación de esta red de clubes.

Flotar para despertar
Con un componente fuerte de autoconocimiento y relajación, el yoga, disciplina que gana cada vez más practicantes y admiradores, también se abre paso en el mundo acuático.

el mundo acuático. “El maestro es el agua misma. La práctica en el agua remite al primer hogar. Reaviva el potencial que uno trae desde antes del nacimiento. Contribuye a despertar lo que tenés dormido”, defi ne Liliana Hedderwick de Yogate, centro especializado que no da clases particulares sino que entrena a docentes del profesorado de yoga. Entre las virtudes que atribuye a la práctica en este medio menciona la relajación general que se genera ya simplemente al entrar en el agua, la posibilidad para las personas obesas de rendir más que en la colchoneta y la elongación, que se ve favorecida por la relajación muscular provocada por la tibieza del agua.

Las clases tienen una duración cercana a la hora y media. Se realizan las mismas posturas que en la práctica convencional salvo las invertidas. La ducha final es también parte de la clase. “Todo lo que encontré durante la clase y lo quiero eliminar se lo lleva el agua”, agrega Liliana.

Resistente al agua
No sólo es cuestión de probar algo diferente. El azul acuático tiene sus propiedades que indicen en los beneficios de este modo de hacer ejercicio.

“Una de las ventajas del agua es que quita el tema del impacto, que es una difi cultad para quienes tienen problemas en las rodillas y articulaciones. Además, por la resistencia del agua, se observa una mejoría en lo aeróbico, pero esto depende de la intensidad. Por otro lado, no se requiere que la persona tenga un equilibrio perfecto; no hay problemas de caídas y golpes”, indica el Dr. Gonzalo Díaz Babio, médico cardiólogo, miembro de la Fundación Cardiológica Argentina. El profesional puntualiza que, para la gente que tiene el inconveniente del equilibrio, le premite fortalecer los músculos de la postura por el esfuerzo de estar en el agua. Destaca además que este tipo de actividades puede ser útil para rehabilitar lesiones.

Por su parte, desde Megatlón, Bárbara Lima explica: “Los beneficios más contundentes son el cuidado de las articulaciones por el bajo impacto que genera estar en el agua. Se favorece el retorno venoso y la circulación periférica por la presión que ejerce el agua sobre todo el cuerpo, sobre todo los miembros inferiores; esta misma presión, en desplazamientos, genera un masaje suave y superficial pero muy beneficioso y placentero. La posición horizontal también facilita la circulación y, debido a su densidad, el agua ofrece una resistencia que genera un trabajo de fuerza que puede intensifi carse con el uso de elementos específicos para las clases”.

Esta última característica es una de las más elogiadas. Fernando, de Hidrofit, le pone un número. “La resistencia del agua que es de 12 a 15 veces mayor que la del aire. Quiere decir directamente que no es necesario poner resistencias o cargas. No usamos peso, usamos elementos de resistencia, de arrastre o flotantes para poder trabajarlos contra el agua”, indica.

Elásticos, flota flota, hidrobicis o plataformas y la simpleza del propio cuerpo moviéndose en la superficie amable del agua generan un mix perfecto de actividad física potenciada y relajación. Como yapa, el placer de un buen chapuzón.

  • Mantenerse en la superficie

Sobre colchonetas y plataformas, rígidas o infl ables, colocadas sobre el agua también se dan clases. En ese entorno tan especial, el equilibrio es uno de los desafíos. Ese esfuerzo contribuye a tonifi car los músculos. Esta modalidad adopta distintos nombres y variantes como Aquapgysical o Aqua Sup Training (en Hidrofi t) o el pilates Sup & Pool, que tiene posturas de yoga y pilates y emplea una tabla de surf.