En el marco de la crisis provocada por la pandemia, Banco Itaú y Fundación Itaú desarrollaron el programa Cerca de las Comunidades, por el que apoyó a más de 170 ONG.

El programa surgió para colaborar con poblaciones vulnerables a través de un compromiso activo, suman-do propuestas novedosas de voluntariado corporativo y demandó una inversión de $57 millones. Incluyó mapear organizaciones sociales, en-tender sus necesidades y disponer donaciones para que pudieran asistir a sus comu-nidades (alimentos, artículos de higiene y protección). También se apoyaron campañas nacionales con fines similares.

En paralelo, se diseñó un programa de voluntariado digital, que generó más de veinte acciones digitales y 360 voluntarios movilizados desde sus casas, alcanzando a más de 30.000 beneficiarios directos.

Frente a un contexto complejo e incierto, las organizaciones sociales tomaron un rol protagónico al reconvertir sus acciones principales, cambiando lógicas, objetivos y dinámicas de trabajo para atender urgencias.