El estado de Nuevo México firmó el proyecto de la ley que pretende cambiar el sistema electoral de EE.UU., convirtiéndose así en el 15º estado que apoya la iniciativa de que las elecciones presidenciales se decidan por voto popular.

Y es que en las elecciones presidenciales los estadounidenses no votan directamente por los candidatos, ya que su sistema electoral se rige por el voto indirecto, a través del Colegio Electoral, cuyos representantes, llamados "compromisarios", eligen al mandatario, según explica el sitio RT en español.

El Colegio Electoral en EE.UU. está compuesto por 538 representantes designados por los partidos políticos en cada estado y en el distrito federal de Washington. El presidente se elige por mayoría simple de los votos de los delegados, y alcanzan 270 votos para ganar.

En las elecciones de 2016 Donald Trump obtuvo menos votos directos que Hillary Clinton, pero gracias a este sistema logró llegar a la Casa Blanca. En la historia de EE.UU. existen otros 4 casos de candidatos que ganaron aunqueperdieron en el voto popular, entre ellos George W. Bush en 2000.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con este sistema. Varios estados de EE.UU. quieren transformarlo y forman parte del "Pacto Interestatal por el Voto Popular a Nivel Nacional", que busca que los estados otorguen el voto de sus representantes en el Colegio Electoral al candidato presidencial que obtenga la mayoría del voto popular a nivel nacional.

El pacto entrará en vigor cuando logre incluir la cantidad de estados suficiente para alcanzar los 270 votos electorales necesarios para definir la elección presidencial. Hasta el momento un total de 14 estados y el Distrito de Columbia han firmado el pacto, con lo que sumarían 189 votos.