El Consejo de la Magistratura implementó una serie de medidas que apuntan a incorporar la perspectiva de género en el Poder Judicial, con el pro-pósito de revertir el atraso que en esa materia se verifica en este poder del Estado. De ese modo, aprobó la creación de un “registro público” de denuncias presentadas contra magistrados por situaciones vinculadas con violencia de género. Este registro busca cumplir con la “convención sobre eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer”, aprobada en la Resolución 34/180 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y luego in-corporada a la Constitución.

“El Poder Judicial está en deuda con la sociedad, permanecen resabios de machismo y de justicia patriarcal. Esto se evidencia en muchas decisiones judiciales y también en su estructura y composición”, aceptó el presidente del Consejo de la Ma-gistratura, el académico Diego Molea, en una charla virtual con funcionarios, durante la cual se analizó el modo de incorporar la perspectiva de género en el sis-tema judicial.

En la conversación pública participaron el ministro de Justicia, Martín Soria; la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la consejera representante de los abogados, Vanesa Siley. “En Argentina, más del 70% de los cargos judiciales está ocupado por varones”, señaló Soria como ejemplo de las inequidades en la estructura judicial.

Por su parte, Gómez Alcorta aportó que la confianza de las mujeres en el sistema de justicia es menor que la de los varones, y que este fenómeno, a su criterio, tiene relación con los “enormes déficits” de la Justicia cuando interviene en conflictos donde están en juego los derechos de las mujeres y diversidades.

El Consejo de la Magistratura sumó diálogos con sectores y re-ferentes para establecer medidas a mediano y a largo plazo que colaboren para estrechar las dife-rencias entre hombres y mujeres.A mediados de marzo, el Con-sejo de la Magistratura convocó a representantes del Comité de Latinoamérica y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), de la Aso-ciación de Abogadas de Buenos Aires (AABA) y de la Fundación Mujeres en Igualdad (MEI).