El contexto actual, caracterizado por las consecuencias económicas y sociales derivadas del Covid-19, puso el foco en la necesidad de que las empresas implementen planes de acción en Responsabilidad Social y sostenibilidad. Esta materia toma cada vez más importancia y exige a las organizaciones que asuman un nuevo rol para afrontar la realidad.

Tras la pandemia, el 83% de las empresas iberoamericanas entiende a la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como una estrategia relacionada con la forma de generar ingresos maximizando los impactos positivos del negocio y el 95% como un marco de colaboración, incluso con empresas de la competencia.

Estos datos se desprenden del I Observatorio 'Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica', realizado por EAE Business School en colaboración con CEAPI, Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica, para analizar la realidad de las empresas iberoamericanas en la etapa post Covid-19. La muestra incluye un total de 102 compañías de 14 países diferentes y de sectores de actividad distintos como energía y recursos naturales, banca y seguros o fabricación y alimentación, entre otros.

El perfil de las compañías encuestadas destaca por su tamaño: más de la mitad de las participantes facturan más de USD1.000 millones al año y una de cada cinco lo hace por encima de los USD5.000 millones. Son, además, organizaciones líderes en su sector, que aparecen en los principales ránkings empresariales, indica el diario ABC.

En el evento virtual de presentación del I Observatorio, José Luis Fernández, director general de EAE Business School, destacó que "en colaboración con CEAPI, y en nuestro compromiso por la sostenibilidad en el ámbito empresarial, hemos impulsado un Observatorio de estas características con el objetivo de profundizar en el compromiso actual de las empresas iberoamericanas y poner de manifiesto la necesidad de implementar planes de acción transversales que aporten un valor real a la empresa y a la sociedad".

Por su parte, Núria Vilanova, presidenta de CEAPI, asegura que "el informe desvela que se ha producido un gran cambio en cómo las empresas perciben cuál debe ser su rol dentro y para la sociedad. Las compañías iberoamericanas no solo están convencidas de la necesidad de convertir la RSC y la sostenibilidad en uno de sus ejes principales, sino que apuestan por asumir el liderazgo en este aspecto".

Papel más activo

 

Dos de cada tres organizaciones iberoamericanas consultadas expresan que asumirán un rol más activo en la lucha contra los problemas de la sociedad tras la Covid-19. Reconocen su responsabilidad en este contexto y apuestan por convertirse en líderes a nivel social. De hecho, el 78% de las empresas participantes cree que la RSC debe ir un paso por delante de la legislación y anticiparse a los retos del futuro. Teniendo en cuenta que la sostenibilidad será más importante en la etapa posterior al Covid-19, consideran este modelo como una apuesta segura para el futuro que debe permear de forma transversal por todas las áreas de la empresa.

El concepto de RSC y sostenibilidad, como indica Pilar Llácer, Head of Research del "Work of the Future Centre" en EAE Business School, ha cambiado con la pandemia. "Ocho de cada diez empresas conciben la RSC como una forma de obtener ingresos, dejando atrás la idea de entenderla como la realización de acciones de filantropía". Para el 95% de las encuestadas, la estrategia va más allá: supone un marco de colaboración empresarial. No solo están dispuestas a unirse a proyectos responsables liderados por proveedores u organizaciones más pequeñas, sino que además reconocen un grado total de apertura a colaborar con la competencia para el bien común y la preservación del medioambiente.

Tal y como indica el I Observatorio 'Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica', los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ganan importancia para las empresas iberoamericanas en el periodo post Covid-19. En especial, los que se refieren a paliar la crisis económica y social actual: Salud y bienestar; Fin de la pobreza; Alianzas para alcanzar los objetivos y Reducción de desigualdades. Sin embargo, estos mismos son también percibidos como los más difíciles de alcanzar y solo la mitad de las empresas (52%) se ven capacitadas para accionarlos internamente sin dificultad. En el nuevo paradigma post Covid-19, responder a las expectativas de los stakeholders internos pasa a ser la línea de acción más importante para las empresas iberoamericanas. Los empleados son claves, por encima de los clientes y de la sociedad en su conjunto.

Igualdad de género

 

Según Llácer, otro aspecto relevante que revela el estudio es que la igualdad de género, como ODS, es percibida de forma distinta entre las organizaciones de los diferentes países. "Más de la mitad de las empresas españolas (61%) manifiestan que adquirirá más relevancia, mientras que el resto de los países la mayoría de las organizaciones consideran que seguirá teniendo la misma importancia que antes. Además, en España y, sobre todo, en Colombia, se piensa que la igualdad de género será más difícil de alcanzar en el futuro".

Ocho de cada diez empresas consideran que la incorporación de un área específica para la función de RSC supone una clara ventaja competitiva, ya que permite que estas se encuentren mejor preparadas para afrontar los nuevos retos que plantea el periodo que viene luego de la pandemia.

Aun así, hoy en día, una de cada tres empresas (36%) reconoce no tener un presupuesto concreto destinado a RSC porque cada departamento lo incorpora en su gestión diaria. Del I Observatorio 'Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica' también se desprende que, a medida que aumenta el tamaño de la empresa, más áreas incluyen dentro del presupuesto departamental el impulso de proyectos relacionados con la sostenibilidad. Por otro lado, el Informe revela que, de las empresas que sí cuentan con un presupuesto dedicado exclusivamente a acciones RSC, solo un 7% destina más del 1,5% de sus ingresos a tales proyectos.

Por lo tanto, la Head of Research de EAE Business School, concluye que "por parte de las empresas iberoamericanas, existe una intención de impulsar un departamento de RSC, con presupuesto propio, para afrontar con éxito el nuevo contexto".

Acciones sustentables

 

Un informe elaborado por Spencer Stuart en base a una encuesta con los directores de asuntos corporativos de treinta empresas del FTSE 100 y doce compañías del EURO 100 para conocer cómo la nueva coyuntura ha cambiado la exposición, destaca que el Covid-19 expande el alcance las responsabilidades de los Asuntos Públicos en las empresas.

Los autores destacan que los asuntos de sustentabilidad, respaldados por la preocupación por el cambio climático, están siendo objeto de atención por parte de la sociedad ya que existe una presión cada vez mayor sobre las empresas para mejorar el desempeño ambiental y social e informar con más detalle sobre el impacto de sus actividades. Además, la intervención estatal se ha intensificado, generando en consecuencia un marco regulatorio más complejo y estricto.

Casi la mitad de los 42 directores de asuntos corporativos entrevistados identificaron una mayor responsabilidad por la sustentabilidad como uno de los principales cambios en el rol en los últimos años. Esto va más allá del concepto de responsabilidad social corporativa para cubrir la responsabilidad ambiental, social y de gobierno (ESG) y cómo esto se relaciona con el propósito de la empresa.

Un número similar destacó cómo la función ha tenido que aumentar la frecuencia de las comunicaciones y adoptar un enfoque más sofisticado, incluido un uso más estratégico de los canales de medios digitales propios. En particular, el enfoque de las comunicaciones internas se ha desplazado para dar a los empleados una "razón de ser" y conectarlos con el propósito de la empresa, asegurando que se escuche su voz y destacando los problemas que tradicionalmente no han estado en la parte superior de la lista de prioridades, como salud mental y bienestar.