Después de la perfecta Zodiac y de la subvalorada El extraño caso de Benjamin Button, David Fincher realizó esta película que retraza la historia de Facebook y es en parte una biografía de Mark Zuckerberg. Pero este filme es, como todos los del autor y gracias en gran medida al magistral guión de Aaron Sorkin, otra cosa: la idea de la creación de un mundo secundario, virtual y falso, en el que los principales protagonistas quedan atrapados para siempre entre montañas de dinero inútil. "Todo mito de la Creación -dice alguien cerca del final- necesita un Satán". De eso, además de ser una diabólica comedia sobre el delirio de la red social, trata la película.

Título original: The social network, EE.UU., 2010. Dirección: David Fincher. Intérpretes: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer. Disponible en: Netflix.

Más notas de

Leonardo Desposito

Las delicadas y complejas relaciones entre el cine y el teatro

Opening Night, lo falso y lo verdadero en el escenario

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Una vuelta de tuerca total a los lugares comunes del western

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Voltaire, Playboy, los sesenta y la chica ingenua

Arranca un Festival Sundance signado por la cautela de los distribuidores de cine en salas

The Farewell, una película bien vendida en Sundance pero no un gran negocio

Warner Music y Spotify zanjan diferencias sobre India

Daniel Ek, CEO de Spotify, logra el último gran acuerdo para la firma

El Robo del Siglo impulsó la taquilla con números récord para enero

El robo del siglo se llevó el mayor botín de la taquilla

Disney elimina la marca "Fox" para producción audiovisual

Los Simpson, una de las marcas "grandes"

Así nacen los cineastas o un puñado de óperas primas notables

Following, extraordinario debut de Christopher Nolan

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

La comedia humana según el maestro japonés Shoei Imamura

El público estadounidense tuvo un gasto récord en entretenimiento hogareño durante 2019

El living, cada vez más sustituto de las salas de cine