La sostenibilidad es una de las principales prioridades de la industria de la moda. Para promoverla se debería invertir entre USD20.000 millones y USD30.000 millones anuales, señaló el nuevo informe Financing the Transformation in the Fashion Industry: Unlocking Investment to Scale Innovation, elaborado por Boston Consulting Group (BCG) y Fashion for Good y presentado durante el Foro Económico Mundial Davos 2020 en Suiza.

A medida que la sostenibilidad se eleva a la cima de la agenda de la industria de la moda, la cuestión de cómo las empresas se transformarán para lograr un modelo operativo sostenible se vuelve fundamental. El progreso hasta la fecha se queda corto, y crecer en las próximas décadas requerirá innovación disruptiva en forma de nuevos materiales, procesos, tecnologías y modelos comerciales. Aunque ha surgido un flujo de innovación en expansión, solo una fracción de todo el capital disponible llega a la moda y la tecnología textil, dejando a muchos innovadores atrapados en la brecha financiera, incapaces de avanzar con sus soluciones en el mercado. Las marcas de moda, los socios de la cadena de suministro, los inversores y otros deben intensificar para crear las condiciones que aceleren la innovación. El financiamiento fluirá al espacio de la moda cuando los inversores se presenten con un riesgo manejable, retornos atractivos y un impacto medible.

Con su tamaño de mercado de USD2 billones, la industria de la moda ofrece grandes oportunidades sin explotar para inversores y empresas. BCG y Fashion for Good calculan una oportunidad de financiamiento de USD20.000 millones a USD30.000 millones por año que se destinará al desarrollo y la ampliación de las innovaciones disruptivas y los modelos comerciales necesarios para lograr un cambio radical en la sostenibilidad para 2030.

Fuerte Innovación

La sólida cartera de innovaciones, pero aún emergente, requiere apoyo y financiamiento de la industria para avanzar desde el desarrollo a la escala comercial completa. Las soluciones de tecnología suaves como las plataformas digitales han atraído más financiamiento que las formas de tecnología dura relativamente e intensivas en activos, como las nuevas materias primas y las tecnologías de fin de uso, donde se concentra más de la mitad de la oportunidad de financiamiento. Las soluciones de alta tecnología son esenciales para la transformación de la industria y tienen necesidades especiales de soporte para avanzar a la comercialización.

Para todas las innovaciones, pero especialmente en tecnología dura, dos fases en el proceso de desarrollo de la innovación plantean los mayores desafíos para los innovadores. Primero, los innovadores luchan por asegurar el financiamiento para desarrollar un producto mínimo viable. En segundo lugar, durante la fase de comercialización, luchan por aumentar las rondas de financiación más grandes necesarias para alcanzar el volumen de producción comercial. Este tipo de capital es especialmente difícil de recaudar en el panorama financiero aún incipiente de la industria de la moda, donde la equidad de crecimiento, la financiación de proyectos, los préstamos de vehículos y las inversiones en Investicación y Desarrollo (I+D) de las grandes corporaciones aún no son frecuentes. Se necesita una gama más amplia de inversores y prestamistas para apoyar la innovación: el capital de riesgo por sí solo no será suficiente para financiar la transformación.

Muchas marcas carecen de experiencia y conocimiento técnico

Seis barreras clave se interponen en el camino para la financiación de la innovación de moda sostenible e impiden el progreso de la industria hacia la innovación y la transformación.

 1- Incentivos desalineados. Aunque las marcas tienen el mayor incentivo y la mayor presión para impulsar la sostenibilidad, los fabricantes deben tener en cuenta los costos y los riesgos de implementación, lo que resulta en una desalineación de los incentivos para la innovación principal a lo largo de la cadena de suministro.

2- Conciencia limitada de la oportunidad. La demanda de innovación en la industria de la moda se ha acelerado recientemente, por lo que los inversores privados, públicos y filantrópicos han tenido una exposición limitada al tamaño y la escala de la oportunidad sin explotar en la próxima transformación de la industria.

3- Ausencia de un proceso estructurado de innovación y orquestación. A diferencia de otras industrias impulsadas por la tecnología, la moda carece de puertas claras, procesos estandarizados y vías de comercialización para los inversores. La ausencia de estas estructuras provoca una mayor incertidumbre y un juicio erróneo del riesgo, lo que disuade la inversión.

4- Falta de experiencia y experiencia técnica. Muchas marcas e inversores carecen de experiencia y conocimiento técnico de la ciencia o las técnicas de fabricación que subyacen a las innovaciones. Dicha experiencia es esencial para apoyar, escalar e invertir en innovación.

5- Percepciones incorrectas sobre precios y externalidades. Competir con los precios de las soluciones existentes es un desafío para las innovaciones. Las empresas comparan los costos actuales y, a menudo, no tienen en cuenta el aumento de los precios y las externalidades, como las emisiones de carbono, al evaluar los casos comerciales.

6- Exclusividad estructurada inadecuadamente. Especialmente en áreas competitivas, las marcas a menudo buscan contratos exclusivos para asegurar el acceso a las innovaciones emergentes. Si bien esto proporciona los beneficios del soporte enfocado de una marca comprometida, también puede bloquear a los innovadores de una ampliación más amplia y una comercialización más rápida

Llamado a la acción

El financiamiento fluirá hacia el espacio de la moda si todos los interesados desarrollan condiciones que promuevan riesgos manejables, retornos atractivos e impacto medible. Ninguna parte interesada que opera por sí sola puede proporcionar todas las capacidades y factores necesarios para escalar la innovación, por lo que la industria de la moda, los inversores y las instituciones financieras deben unir sus fuerzas.

■ Orquestadores: consorcios dirigidos y un proceso de innovación estructurado. Las organizaciones de múltiples partes interesadas deben impulsar la colaboración y crear un ecosistema racionalizado para la innovación. Además, la industria necesita consorcios a medida de marcas, socios de la cadena de suministro, innovadores e inversores con un enfoque tecnológico compartido para concentrar los recursos y reducir las inversiones.

■ Marcas: mayor defensa y apoyo práctico. Para eliminar riesgos de las inversiones, las marcas deben indicar claramente su demanda de tecnologías a los inversores. Además, las marcas ganan ayudando a sus innovadores preferidos a desarrollarse a través de acuerdos de adquisición, proyectos piloto e inversiones directas.

■ Socios de la cadena de suministro: mayor compromiso y propiedad. Los socios de la cadena de suministro tienen una participación natural en la innovación, y se benefician de las alianzas estratégicas con innovadores en los que pueden ofrecer experiencia, acceso a equipos, capital y, en última instancia, una salida para el inicio a través de la adquisición.

■ Innovadores: casos de uso enfocados y planes prácticos de implementación. Los innovadores deben acercarse a los clientes e inversores con casos de uso basados en la eficiencia, planes de implementación más realistas para comercializar sus soluciones y equipos sólidos con un equilibrio de habilidades técnicas y comerciales.

■ Inversores y financiadores: movilizando más inversiones y nuevos tipos de capital. Los inversores deben avanzar en su experiencia en la industria y unir fuerzas con marcas, socios de la cadena de suministro e innovadores para desarrollar propuestas de inversión que coincidan con sus perfiles de riesgo-retorno. Además, las nuevas fuentes y vehículos de inversión, como las finanzas combinadas que combinan capital público con capital privado o filantrópico, deben ingresar al espacio.

■ Sector público: fortalecimiento del marco de políticas y mecanismos para catalizar la inversión privada. Aunque la acción reguladora ha comenzado a influir en el movimiento de la industria hacia la sostenibilidad, se necesita más para proporcionar un marco de políticas e incentivos que impulsen el cambio sistémico. El sector público debe aumentar sus inversiones directas y su apoyo para catalizar las inversiones de los sectores privado y filantrópico.