La cuenta regresiva está en marcha. Van cayendo las últimas hojas del calendario y se prepara el brindis para recibir al novato 2019. En Buenos Aires el festejo tradicional es con vitel toné, garrapiñadas y fuegos artificiales. Pero no en todo el mundo se vive de la misma manera. Las fiestas de Navidad y Año Nuevo son también una oportunidad para descubrir otras culturas y disfrutar de escenarios impactantes.

Según datos de Skyscanner los argentinos suelen elegir destinos más convencionales para estas fechas como Punta del este, Río de Janeiro, Santiago de Chile, Mar del Plata o Bariloche.

Desde Booking indicaron que los destinos domésticos más elegidos por los argentinos este año son Mar del Plata, Buenos Aires, Bariloche, Villa Gesell y Carlos Paz. Entre los internacionales, se destacan Río de Janeiro, Florianópolis, Punta del Este, Madrid y Santiago de Chile, en un top ten que incluye también a Nueva York. Las preferencias fueron más bien regionales en épocas de presupuesto acotado: Argentina, Brasil, Uruguay y Chile fueron los más elegidos, junto a EE.UU.

Sin embargo, además de los clásicos como Nueva York con su conteo y la gran bola que desciende desde lo alto en Time Square o la Réveillon en alguna de las playas de Brasil con su festejo de ropaje blanco y ofrendas florales al mar, existen muchos destinos poco explotados que también vale la pena visitar para vivir una experiencia atípica y conocer cómo se festejan estas fiestas en otras culturas.

Del desierto al mar

Douz, un pueblo situado a la entrada del Desierto del Sahara, en Túnez, es uno de los mejores lugares para celebrar, mientras las horas finales del 2018 se escurren entre los dedos como arena. Los últimos cuatro días de diciembre el lugar se transforma gracias a las tribus árabes, que convierten las calles de la localidad en un impresionante espectáculo beduino, dando lugar al Festival Internacional del Sahara, un evento en el que se puede ver a tribus nómadas llegadas desde el Norte de África que se reúnen para disfrutar de los torneos y los mercados de artesanías. La ciudad, incluida por Skyscanner en la lista de destinos, fue locación de la película Star Wars.

Otra de las ciudades incluidas por el buscador, entre los destinos exóticos para estas fechas, es Nassau, en Las Bahamas. El Festival Junkanoo es una celebración que comenzó en el siglo XVI o XVII cuando se les daba a los esclavos negros un permiso especial de navidad para visitar a sus familias, podían dejar las plantaciones y entonces celebraban esas “vacaciones” con música, baile y costumbres africanas. Esta tradición terminó convirtiéndose hoy en un desfile sofisticado en Navidad y Año Nuevo con disfraces de color y máscaras.

El espectáculo de fuegos artificiales sobre el mar visto desde los cerros de casas de colores de Valparaíso, en Chile, es otro de los lugares inolvidables para pasar Año Nuevo alguna vez en la vida.

Un poco más distante, Tokio tiene una celebración del Año Nuevo llena de simbolismo y rituales. Se puede despedir el año comiendo unos toshikoshi-soba, los tradicionales fideos que simbolizan la esperanza de una vida larga, y visita el Meiji Jingu, uno de los templos más importantes de Tokio, para tocar la campana, hacer las plegarias a los dioses y beber amazaki, un sake dulce.

En Nueva Orleans, Estados Unidos, está entre las destacadas por Booking.com. En vísperas de Año Nuevo, en la plaza Jackson, en el histórico Barrio Francés (eje de los mejores eventos locales) hay bandas y artistas que animan la noche, hasta el esperado momento del descenso de la flor de lis y de los espectaculares fuegos artificiales de medianoche en el río Misisipi. El buscador incluye además Edimburgo, Escocia. En la ciudad europea se puede participar del festejo de Hogmanay (la palabra escocesa para decir “víspera de Año Nuevo”), un evento al que asisten casi 150.000 personas a lo largo de tres días. Los festejos arrancan con un deslumbrante desfile de antorchas el 30 de diciembre.

Una lista soñada para inspirarse para el año próximo.