Perla Suez habla serena pero con entusiasmo de Luque, personaje de su nueva novela Furia de invierno.

"El primer borrador lo escribo a mano. No me enfrento a una página en blanco en la computadora, necesito tener primero una trama. Estudié cine y tengo mucha influencia de él. Qué voy a contar, qué quiero contar, qué necesito contar, las primeras ideas y cómo me voy imaginado el personaje; esas primeras cosas las escribo a mano, en un cuaderno de pocas hojas. También los hago en hojas sueltas A4 que numero y después las abrocho", dice Suez a BAE Negocios recién llegada de Córdoba, donde nació y vive. "Me da una cierta seguridad para encarar el desafío de la escritura; cuando ya tengo esas cosas, paso a la computadora", detalla.

Su personaje huye, deja un pasado atrás que lo hostiga y aspira a olvidar en Paraguay. "Luque surge de una necesidad personal, una obsesión mía, que tiene que ver con estos seres marginales, border, que la sociedad no mira pero que están aunque nadie los ve. Viven entre nosotros y a nadie le importan. Elegí a Luque, que le puse ese nombre como le podría haber puesto otro, es nombre y apellido, esa cosa pendular entre ser y no ser, ambivalente. Esas pesadillas que tiene, ese modo de andar, de no encontrar un lugar en la vida, que va tejiendo con esa infancia tan dura que tuvo. Es un zombie de carne y hueso, no de una película de terror, está entre nosotros y no lo vemos. Necesitaba darle visibilidad, hay miles de seres humanos así, y... ¿a quién le importa? Esa impotencia de no poder dar una respuesta, qué respuesta puedo dar yo a un mundo que va así que deja morir a un montón de gente como él, con esa preocupación y esa impotencia por dar una respuesta; un poco empujada por eso me atreví a pelearla", dice la escritora.

—Luque es el único protagonista de la novela...
—A mí, en lo personal, me cuesta mucho sostener una historia con un solo personaje, en definitiva es únicamente él y el narrador. Busqué darle una salida, a lo mejor hay una chance para él, pero no era creíble, me daba cuenta de que la estaba volviendo una historia rosa y no es eso lo que quiero contar.

—Incluyó las pesadillas de Luque, ¿por qué?
—Me dio mucho trabajo. Estaba convencida de que tenía que rodearlo de una atmósfera onírica. Él está ahí con el peso de su infancia, las pesadillas, los sueños. En algunas partes me preguntaba si estaba pasando o era una pesadilla, una lucha tremenda, no quería que fuera un loco. No quisiera que se lea así, creo que se diferencia la pesadilla de lo que no lo es. Jugar con elementos del absurdo, y también con situaciones que pudieran pasar. Empieza la novela con él escapando y el lector se pregunta de qué escapa, y hay que transitar toda la historia para saberlo. Desde el principio tenía claro que él escapaba de algo y cómo le pesaba su infancia.

—¿Qué género es?
—Es una novela negra, me animo a meterla ahí. Ahora los géneros se mezclan un montón, pero no hay nada de fantástico, el contexto sí es real, un clima que nos pertenece a todos. Quería que este personaje invisibilizado fuera visible de alguna manera.

—¿Qué le gustaría generar en el lector?
—Que se empiece a preguntar por estos personajes, que cada vez hay más y no vemos, la sociedad que es muy hipócrita, que se replantee este modo de ver a esa gente. No importa la clase social; de hecho, Luque es de clase media, hay miles de personas que la pelean y su vida es eso, creen que van a salir pero no hay salida, están encorsetados, asfixiados, acorralados por un mundo que no les permite ser alguien.

—¿ Le costó dejar al personaje?
—Me costó mucho meterme en la piel, después fue una construcción que me llevó a a esta historia. Luque me estremeció, la esperanza de que él pudiera llegar a algo no me abandonó. Pero tenía en claro que esos personajes no tienen salida, no quería una historia rosa.

—¿Cuál es el rol de la literatura?
—No sé si tiene uno solo. Creo que siempre el lenguaje es un terreno de disputa, que tiene que ver con una mirada del mundo, una mirada política, cuando escribimos de alguna manera estamos haciendo una lectura política de la realidad. El hecho de que me interesen estos personas no es ingenuo ni casual. La palabra escrita tiene millones de posibilidades de contar una cosa, un tema, una problemática. Lo maravilloso de la ficción es que siempre es diferente. Podemos hacer el ejercicio de diez escritores juntos frente un problemática y habrá diez historias diferentes. Cada uno le hará su tratamiento, estará su historia personal, los temores, lo que uno cree, los prejuicios y las dificultades. Hay miradas muy fuertes y otras que no lo son. Esta es una mirada tremenda y no estaba dispuesta a no ser implacable y también es parte de una mirada del mundo.

Título: Furia de invierno
Autora: Perla Suez
Precio: $295
Editorial: Edhasa
Páginas: 96

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos