El año empieza y se renuevan las promesas de ancarar una rutina de actividad física o de darle nuevos bríos al ejercicio actual. Para estar a la altura de este desafío podríamos contar con un aliado cada vez más presente en el entrenamiento: la tecnología.

Wearable es la palabra de moda desde hace algún tiempo y este año promete imponerse como nunca. La tecnología para vestir, que tiene su incursión despampanante en el mundo del diseño y las pasarelas, lidera ahora las tendencias de Fitness para 2019.

Así lo indica un informe del American College of Sports Medicine(ACSM) para el cual brindaron sus pronósticos más de 2000 profesionales de la salud y la actividad física.

La lista, encabezada por el uso de estos dispositivos que multiplican sus funciones día a día, incluye tendencias como el HIIT y la difusión de programas para adultos mayores (ver aparte).

Mi amigo fiel

Fitness trackers, smartwatches, monitores de ritmo cardíaco y dispositivos GPS forman parte de la batería de equipos que acompañarán la vida deportiva.

“La tecnología es imprescindible en nuestro día a día y los wearable pueden ser una herramienta invaluable para aquellos que están buscando mantenerse activos físicamente”, dice el investigador Walter R. Thompson, que lideró el mencionado estudio. Y describe: “Podemos monitorear fácilmente el pulso, contar pasos, hacer un seguimiento de calorias y crear programas. Los datos recolectados se pueden usar para informar a los usuarios y a su equipo médicos acerca de las métricas de su salud y alentar decisiones más beneficiosas para su bienestar”.

Si bien algunas de las propuestas todavía suenan futuristas, otras ya son habituales como los relojes pulsera multifunción y hasta las cámaras gopro que acompañan las hazañas de algunos deportistas.

Un estudio de Raconteur repasaba hace un tiempo las tecnologías existentes en función del lugar del cuerpo en el que se instalan. Así, a la cabeza corresponden equipos como los anteojos inteligentes que proporcionan información sobre el entorno, los dispositivos de realidad virtual que permiten ejercitar en paisajes soñados sin moverte del gimnasio, los lentes de contacto que miden los niveles de glucosa o auriculares que se conectan con las aplicaciones de fitness que son cada vez más usadas para ejercitar por cuenta propia.

En el tronco se pueden emplear sensores de postura y, una opción más osada, sensores comestibles: pastillas que monitorean el trabajo del cuerpo desde dentro. En las muñecas, los clásicos relojes que cambian y evolucionan año a año, así como guantes y hasta implantes forman parte de las propuestas.

Hacia abajo, las zapatillas. Ofrecen funciones como gps, vibración y hasta calor si es necesario. Marcas como Adidas, Nike o la prolífica Xiaomi ya exploran el rubro y fueron lanzando sus propuestas. La primera zapatilla inteligente se remonta a 2004 cuando Vectrasense inventó su Raven ThinkShoe, que era capaz de distinguir si la persona caminaba o corría y adaptar el calzado con una especie de airbag. Desde entonces surgieron varios modelos que incorporan funciones que van desde luces LED a sensores magnéticos que ayudan a correr mejor. La publicación Xataca repasa las novedades. Los últimos modelos van desde las Nike HyperAdapt 1.0, que buscan cumplir la promesa de la película “Volver al futuro” de atarse solas (idea perfeccionada en el modelo Nike Mag de edición limitada, que involucró al propio Michael Fox) hasta las Under Armour Speedform Gemini 3 Record Equipped que trackean y almacenan todas las métricas relativas al movimiento del portador, que puede visualizarlas a través de una aplicación, o las las Xiaomi Mijia Smart shoes, que se consiguen en tiendas virtuales por 46 dólares.

El uso del wearable en el deporte es infinito y está enlazado en muchos casos con la medicina, como por ejemplo su rol para prevenir lesiones. Un monitoreo riguroso del cuerpo, como nunca antes visto, un big data que permite mejorar rendimiento físico para la competencia y organizar una vida saludable.

Aunque aún buscando el modelo comercialmente apropiado (los asiáticos están entre los usuarios que más los eligen), los desarrollos del segmento se fueron abriendo paso y, si las predicciones son ciertas, pronto se incorporarán como parte natural del entrenamiento.

noticias relacionadas